Azucena Pérez, de México

“No somos marcas ni productos, somos personas”

En el marco del acuerdo de movilidad académica de la Universidad Panamericana de México y la Universidad de Piura, nos visitó la magíster María Azucena Pérez Cascajares. Dictó clases de marketing sensorial, marketing internacional.

Azucena Pérez, jefa de Academia de la Escuela de Administración y Mercadotecnia de la Universidad Panamericana de México, visitó por primera vez el campus de Piura de la UDEP, donde dictó clases  a estudiantes del programa académico de Administración de Empresas y dirigió un taller de investigación cualitativa.

Pérez Cascajares destacó el interés de los  estudiantes por la relación de las emociones y sentimientos con el marketing, así como el ejercicio de la libertad en la persuasión y en la toma de decisiones, al elegir un producto.  Dejó claro que la persuasión no debe ser sinónimo de manipulación.

Marketing personal
Al preguntarle sobre el llamado “branding personal”, indicó su desacuerdo en que las personas sean asumidas como marca o productos. “No podemos estar estandarizados al grado de volvernos robots. Aunque es importante que los chicos y todos sepamos cómo interactuar con  otros: para pedir trabajo, establecer un negocio, cerrar un contrato, etc., eso no implica que debamos volvernos una marca. No lo somos ni somos productos, somos personas, somos mucho más de lo que puede darnos la marca de un producto o servicio”.

La visitante explicó que en la política, por lo general “el político deja de ser quien es para convertirse en un partido o un nombre que representa la ideología de ese partido. Sucede igual con otras personas, como Shakira, ¿quién es ella? Es una mujer que canta, y lanza perfumes al mercado, le van construyendo una marca y todo un diseño y, finalmente no es ella, es un producto. Evidentemente, el “branding personal”, no solo lo utilizan los políticos sino también los actores, los deportistas, etc.”.

Nadie puede vender lo que no es
Azucena Pérez recomendó a  los jóvenes, que están por terminar su carrera o buscan trabajo, que estudien, lean e investiguen mucho. “Cuanto más lean, irán construyendo más su criterio. Tienen que ser ellos mismos, pues nadie puede vender lo que no es. Si realmente estoy interesada en trabajar en áreas de marketing, porque es un talento que tengo, debo hacerlo; pero si no es así, que busquen otras áreas”.

También les recomendó contar con una base humanística que ampliará su visión de las cosas: “Muchos dicen, ¿para qué voy a estudiar psicología o filosofía o antropología social? Estas disciplinas permiten tener una estructura mucho más clara y ser uno mismo. Al llegar a trabajar, eso es importantísimo”, subrayó.

Marketing vivencial o de experiencia
Al referirse a este tema, la Mgtr. Pérez comentó su experiencia en la Universidad de Piura: “Hay un marketing que se llama de experiencia. Por ejemplo, puedo leer mucho sobre Perú, sobre Piura, su gente, sus jóvenes; pero, esos conocimientos son muy diferentes a los que adquieres cuando vienes y vives la cultura, observas sus sistemas, compartes sus mejores prácticas. Todo ello es una gran riqueza que llevo a mi país para compartir con los chicos, mis pares”, anota.

“He obtenido tanto de esta visita, que siento que me ha faltado tiempo. Ana Lucía Martínez ha sido una excelente anfitriona. He ido anotando cada vivencia, quiero capitalizar todo. Este es el valor de estos intercambios. Sería maravilloso que tuviéramos más. Creo que la experiencia que se gana en ellos es riquísima y supera grandemente la inversión que se hace en el viaje”.