Psicología UDEP

“Para la educación del carácter, es prioritario llegar al corazón”

La Mgtr. Magally Cáceres comenta acerca de la necesidad de formar el carácter de niños y jóvenes para que, en el futuro, sean personas que puedan liderar rectamente el desarrollo de la sociedad peruana.

Hace unas semanas, la docente del Programa Académico de Psicología, Magally Cáceres, participó en el Congreso Internacional de Educación del Carácter en Latinoamérica: Retos y Oportunidades, organizado por la Universidad Austral (Argentina) y la Universidad de Navarra (España).

De dicho evento, recogió una serie de ideas, datos y experiencias que comparte en esta nota, con el fin de orientar el quehacer de profesores y padres de familia.

La democracia en la educación

En el Congreso, se presentó un estudio internacional sobre Educación cívica y ciudadana, cuya muestra estuvo compuesta por 25 000 alumnos de Chile, Colombia, México y Perú. Los resultados sorprendieron a los participantes, pues indicaron que el 58% de los alumnos están de acuerdo con que la concentración del poder en una persona garantiza el orden. Además, el 53% considera aceptable que un funcionario público apoye a sus amigos consiguiéndoles empleo en su oficina; el 73% está a favor de desobedecer la ley si es la única forma de favorecer la familia, y el 80% manifiesta plena confianza en las escuelas y menos en los partidos políticos.

Por ello, es importante promover estrategias, experiencias y saberes de revalorización de los valores democráticos en futuros docentes, tanto para ellos mismos como para ellos en su labor docente; también resulta importante incentivar el cuidado del entorno, de la comunidad, del país y crear nuevas formas de prevenir la corrupción. Me quedé con esta frase de la prof. Meza: “A mayor conocimiento cívico, menor justificación de regímenes autoritarios”, señala la docente.

La educación del carácter en el ámbito de la moralidad

El profesor Kristján Kristjánsson, doctor por la Universidad de St. Andrews, realiza investigaciones sobre el carácter y las virtudes en la intersección entre la filosofía moral, la psicología moral y la educación moral. En el Congreso, señaló que la educación del carácter es la educación moral que se focaliza en las virtudes. Según la visión aristotélica, son rasgos del carácter estables y consistentes que lidian con una conducta moralmente destacada.

Asimismo, el profesor explicó que el núcleo principal es la educación del carácter, seguido de la educación moral y la educación con valores, por tanto, se trata de individualizar el problema considerando el entorno geográfico, los factores genéticos, los roles morales que a cada quien le corresponde asumir desde un rol especifico en la vida, sea de padre de familia, hijo, hermano, etc.

“Un profesor de la Universidad de Missouri – St. Louis, Marvin Berkowitz, puso un ejemplo interesante: en plena madrugada, un señor que llegaba tarde a casa buscó sus llaves debajo de un farol; al verlo, un policía le preguntó en dónde se le habían perdido, a lo que el señor respondió que cuatro cuadras atrás, pero que estaba allí porque había más luz. Así sucede muchas veces con los educadores: se acercan con mucho amor a sus alumnos e insisten siempre en lo cognitivo, es decir, van hacia donde está la luz, y no insisten o no buscan donde realmente están las llaves: en el corazón de los niños”, agregó.

Aspectos importantes para la formación del carácter

La docente ofrece algunas orientaciones puntuales para la formación del carácter, a partir de la ponencia del profesor Berkowitz: “Es importante priorizar de manera auténtica el desarrollo del carácter en los niños, hasta lograr que internalicen los valores. Para ello, debemos tener en cuenta que si bien el carácter se desarrolla en parte desde la autonomía, es necesario empoderar a los stakeholders: profesores, familia, etc.; y educar con una visión de largo plazo”.