UDEP y APEM cooperarán en la ejecución del proyecto radar de lluvias

La Universidad de Piura y la Asociación Peruana de Productores y Exportadores de Mango (APEM) suscribieron un convenio y manifestaron su voluntad de colaborar en beneficio del sector agroindustrial piurano.

El rector de la Universidad de Piura, doctor Sergio Balarezo, y el presidente de la APEM, Alberto Irazola, firmaron un convenio de cooperación entre ambas instituciones. El objetivo es apoyar en la ejecución del proyecto de implementación de un radar de lluvias en Piura.

La colaboración permitirá relacionar el registro de lluvias en la región con la productividad del mango. Ello resulta de especial importancia considerando el reciente Niño Costero, el cual tuvo grandes implicancias en la actividad agrícola y, por tanto, en la agroexportación de la región Piura.

La intención de este acercamiento de la APEM y la Universidad de Piura es tener una colaboración más estrecha entre ambas instituciones para mutuo beneficio. Hemos visto últimamente a la Universidad más interesada en el sector agrícola, que es algo muy inteligente, porque es un sector cada vez más importante para la región”, señaló Alberto Irazola.

Por su parte, el doctor Balarezo comentó que la Universidad de Piura está interesada en promover y ampliar la investigación en materia agrícola. Además, recordó la creación de la Maestría en Agronegocios (MAN), que tuvo su primera edición en el 2016, y que nació en un contexto de importante crecimiento de la producción de cultivos no tradicionales, entre ellos, el mango.

Sobre el proyecto

Como se recuerda, Innóvate Perú (del Ministerio de la Producción) concedió, en el concurso de equipamiento científico 2017, el financiamiento para el proyecto radar escáner de lluvias. Esta implementación resulta de especial importancia para una región como Piura por su alta sensibilidad ante la variabilidad climática, muy expuesta a sufrir desastres por fuertes lluvias e inundaciones, especialmente en eventos como el fenómeno El Niño.

La instalación del radar permitirá ampliar los alcances de las investigaciones climáticas y detectar las lluvias en un área circular de 100Km de radio de la región, con alta resolución espacial y temporal, y dar alertas tempranas a la población sobre fuertes lluvias, crecidas de ríos e inundaciones.