Proyecto "Futuro Piura"

Una apuesta por la mejora de los parques con la participación ciudadana

Crear conciencia sobre la importancia de los espacios públicos, cuidar el ecosistema, lograr la participación ciudadana y ayudar a mejorar los parques son algunos de los objetivos de este proyecto que ya está en marcha.

Aunque El Niño Costero trajo gran devastación y tristeza a nuestra región y evidenció problemas graves, también trajo diversas cruzadas solidarias e iniciativas con una visión más optimista de las ciudades, como “Futuro Piura”, un proyecto que busca crear en los pobladores una visión más urbana para su ciudad.

La arquitecta Claudia Elena Coello Torres y la urbanista Stella Schroeder, ambas docentes del programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura, lideran este proyecto. “Se cimienta también en la frecuente preocupación de los piuranos por los parques o espacios públicos. Por ello, y a raíz de los daños ocasionados por El Niño Costero, empezamos la investigación a nivel macro de áreas verdes en Piura y a trabajar con talleres participativos con los vecinos en la mejora de estos espacios, comenta Claudia.

Para hacerlo, Claudia y Stella organizan sus tiempos libres para poder ejecutar el proyecto, junto con un grupo de voluntarios con objetivos comunes: mejorar la ciudad.

“Estamos convencidas de que el desarrollo urbano se fortalece incluyendo el conocimiento de los profesionales y la experiencia de las personas con su ciudad. Con una participación activa de los pobladores, los espacios públicos de Piura serán un mecanismo fundamental para combatir la fragmentación del tejido urbano, pues es en estos lugares donde se produce el intercambio y se facilita la cohesión sociocultural de las comunidades”, nos dice Claudia.

Para muestra, un parque
Con el apoyo de la ONG Plan Verde, que ha donado varios árboles, los vecinos, la  Junta Vecinal Comunal (Juveco) y los voluntarios de Futuro Piura (Gisella Hernández, Jorge Villarroel, Almendra Jiménez Díaz, Sara Aguilar, Nadhesna Thrisee García, John Joel Yeng Paiva y Ademir Holguín) se lleva a cabo la ejecución del proyecto del parque infantil del asentamiento Santa Julia.

La arquitecta Coello y la urbanista Schroeder escuchan, en primer lugar, cuáles son los  requerimientos de los vecinos. De acuerdo a ello, realizan el diseño; y, luego viene la fase de construcción. “La idea es que los vecinos no solo nos cuenten sus problemas y necesidades, en cuanto a parques, sino que participen en la construcción del mismo y se comprometan a cuidarlo”.

Como no se cuenta con financiamiento, los materiales utilizados en Santa Julia son reciclados  o sostenibles. Los vecinos se encargan de conseguirlos y, en algunos casos, hacen actividades para recolectar dinero.

A la fecha, el parque de Santa Julia ya está siendo utilizado por los niños del lugar. “Incluso han llevado a estudiantes de un colegio cercano a jugar ahí en el recreo. Los beneficios recibidos son muchos: integra comunidades, mejora su calidad de vida, concientiza acerca del cuidado y la conservación de la naturaleza; y facilita las relaciones y el sentimiento de pertenencia al lugar”.

Además de este proyecto, las jóvenes trabajan, paralelamente, en la fase de diseño, del parque de la Urb. Santa María del Pinar, y están a la espera de la ejecución del Parque de la Urb. Angamos. Este último, cuenta con el compromiso de los vecinos para su ejecución.

Análisis y resultados
“Futuro Piura” analizó, a  nivel macro, 40 parques de los distritos de Piura, Castilla y 26 de Octubre, para lo cual consideró: el tipo del espacio urbano, mobiliario, usuarios, contaminación, vegetación, sombra, iluminación,  si es un lugar potencial, a qué zona pertenece,  entre otros ítems.

Como problema principal, encontraron que el diseño de la mayoría “no corresponde a la realidad en la que se encuentran. Existe un prototipo de intervención inadecuado distribuido por toda la ciudad”.

Asimismo, tienen las siguientes deficiencias:

  • Los espacios públicos no tienen sombra o mobiliario apropiado.
  • En algunos casos, solo hay una cancha de concreto y tierra alrededor.
  • El diseño de los parques no corresponde a  las necesidades de los usuarios.
  • No se han empleado criterios de accesibilidad o se privatizan a través de rejas.

Para la etapa de diseño, dice Coello,  es necesario tener en cuenta el aspecto socioeconómico y cultural de los pobladores; y los aspectos territorial y climatológico, ya que estamos en un área desértica que no podemos ignorar.

Como resultados alentadores, en los talleres participativos se ha evidenciado el interés de los moradores por mejorar sus parques y ayudar a crear conciencia, entre sus vecinos, sobre la importancia de los espacios públicos. “Hasta el momento hemos realizado talleres participativos en Quinta Julia,  Santa Julia, Víctor Raúl Haya de la Torre,  Túpac Amaru III, en el parque de la Urb. Angamos, en la Urb. Ignacio Merino y en Santa María del Pinar”, anota Schroeder.

Las cifras

  • 40 parques han sido analizados.
  • 3 distritos son los beneficiados: Piura, Castilla, 26 de Octubre.
  • En 7 asentamientos y urbanizaciones se han realizado talleres participativos.
  • 8 voluntarios colaboran con el proyecto.
  • 500 niños beneficiados, aproximadamente, en Santa Julia.