Análisis de la exhortación apostólica del Papa

Proyecto online invita a reflexionar sobre los desafíos del amor humano

“¿Quieres aprender a amar de una manera más profunda? Este es el reto del sitio web "La alegría del amor", en el que desde hace dos años trabaja el Instituto de Ciencias para la Familia.

“Si hay un tema crucial y fundamental en la vida de cualquier persona, es justamente aprender a ser mejores amadores”, expresa el director del Instituto de Ciencias para la Familia (ICF), doctor Paul Corcuera. Así se refiere al proyecto que ya está a disposición de la comunidad, el sitio web https://laalegriadelamor.com/ que alienta un viaje descrito como “la más fascinante exploración en la sabiduría y arte de amar”.

Durante dos años, un grupo multidisciplinar de veinte profesionales de diferentes Facultades y centros de la Universidad de Piura (campus de Piura y de Lima) vienen trabajando este proyecto online para ayudar a la gente a conocer “La alegría del amor”, exhortación apostólica publicada el 2016, por el Papa Francisco. Es una reflexión que hace el Santo Padre para ayudar a entender y vivir mejor el amor humano.

“Vimos una oportunidad, por la propia temática, para promover la reflexión sobre su contenido, a través de un trabajo interdisciplinar de veinte profesores de diversos centros académicos de la Universidad. Con el Prof. Pedro Juan Viladrich, past director del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra,  compartimos una preocupación común: reconocemos la insondable riqueza doctrinal que aporta la Iglesia a través de diversos documentos del Magisterio, que son poco leídos, conocidos, menos aún estudiados”, indica el doctor Corcuera.

Online
El site se ha organizado en base a los nueve capítulos de la exhortación apostólica, muy sugerentes en cuanto a sus títulos, y por temáticas que han definido los docentes para facilitar una búsqueda por intereses particulares en los que pueda resultar interesante profundizar.

“Aún tenemos pendiente la presentación de los textos en idioma inglés. Se trata de comentarios no académicos, sino más bien que respondan a la experiencia como hijos, padres de familia, cónyuges, etc. Son 310 comentarios”, refiere.

“La Iglesia quiere llegar a las familias con humilde comprensión, y su deseo «es acompañar a cada una y a todas las familias para que puedan descubrir la mejor manera de superar las dificultades que se encuentran en su camino»”. A través de un lenguaje sencillo, el Papa nos acerca a las realidades comunes, mostrando algunos de los desafíos en los que cada familia y amores concretos pueden verse reflejados. Muestra como es justamente allí, en este mar, donde debe nacer y crecer la alegría del amor. Comenta las virtudes que fortalecen el amor en las familias (carta a los corintios de San Pablo) de una manera atractiva, y tiene una especial referencia hacia la pastoral familiar en la que todos debemos participar”, menciona el director del ICF.

El portal espera ayudar a difundir el mensaje del Santo Padre, a un público diverso y extenso, que no accede al documento, pero que podría enriquecerse de su contenido. “Era necesario contar con una plataforma que sea atractiva, asequible en el lenguaje y permita su uso a un nivel amplio. Por ejemplo, en los hogares (padres e hijos), en los colegios para la formación de los jóvenes (en temas de afectividad), en las parroquias para la preparación para el matrimonio, etc.”, refiere.

Para el doctor Corcuera, promover la alegría del amor es importante porque “todos tenemos experiencia y al mismo tiempo reconocemos que somos siempre aprendices como amadores. Se puede y debe crecer en el amor. Como decía san Juan de la Cruz, al atardecer solo nos examinarán del amor; será la única pregunta relevante”.

Considera que en el mundo actual es necesario vivir la alegría del amor porque parece que vivimos una época de profunda soledad y vacío existencial, con grandes resquebrajamientos personales y al interior de las familias, y de mucho escepticismo respecto del matrimonio.

“Hay que volver a recordar, qué es el amor humano, el compromiso, el matrimonio, la familia; ámbitos de especialísimo encuentro del hombre consigo mismo y con su capacidad de trascendencia hacia los demás. Y esto, no desde un punto de vista meramente conceptual, sino que se refleja en las situaciones más concretas y más cotidianas. La alegría tiene un fundamento sólido que se puede vivir a pesar de las contrariedades y dificultades. En ello, los esposos debemos dar más y mejor ejemplo; resulta siempre reconfortante y enriquecedor sacar adelante la familia”, indicó.