Estudiantes y profesores de Arquitectura volvieron para continuar obras en Pedregal

El equipo retornó para evaluar los trabajos realizados, analizar el uso del lugar, sus problemas y potencialidades, para fortalecer el proyecto de trasformación de espacios públicos, realizado el ciclo pasado en Pedregal y La Campiña.

Nueve estudiantes y dos profesoras, del programa académico de Arquitectura de la Universidad de Piura, realizaron el fortalecimiento de la relación de edificio y entorno en el salón comunal de Pedregal, la mejora de la imagen de un espacio para niños en un Colegio de Primaria, y la implementación de una zona de descanso y área verde en un parque en Pedregal Grande (Catacaos-Piura).

Previamente, el grupo estuvo en la zona entre octubre y enero del 2018, donde realizó un taller de verano para intervenir en tres espacios públicos de la zona. El espacio público, explica la profesora Stella Schroeder, “juega un rol fundamental y transformador en la ciudad, el potencial de cohesión social y urbana de las ciudades puede medirse por la calidad de estos espacios. En este contexto se trabajó en mejorar el salón comunal, un espacio recreativo y un espacio para niños”.

En esta primera parte, intervinieron también estudiantes de la Universidad Virginia Tech y de Ingeniería Civil de la UDEP, quienes hicieron propuestas de diseño que se ejecutaron en enero de este año.

La nueva etapa en Pedregal
Este ciclo, las acciones se realizaron como parte de la asignatura Seguimiento de Proyectos Sociales, dirigido por la arquitecta Claudia Coello y la urbanista Stella Schroeder. “Muchas veces olvidamos que un proyecto de planificación y diseño en el espacio público nunca se termina. Si bien los experimentos más livianos, más rápidos y más baratos pueden impulsar el proceso de creación de lugares, nunca se acaban de realizar por sí solos”, explica la urbanista.

Por ello, los estudiantes enfrentaron el desafío de evaluar los trabajos realizados, analizar el uso del lugar, sus usuarios, sus problemas y potenciales. “Todos podemos aprender mucho de los éxitos y fracasos de otros. A través de estas observaciones, queda claro qué tipo de actividades falta y qué se podría incorporar. Es esencial para una visión de cualquier espacio público tener una idea de qué tipo de actividades podrían estar ocurriendo en el espacio, una visión de que el espacio debe ser cómodo y tener una buena imagen, y que debe ser un lugar importante donde las personas desean estar. El aporte de la comunidad, la comprensión de la función de otros espacios y la experimentación con diferentes usos y diseños proporcionan el concepto”, subraya Schroeder.

Con toda la información recolectada, en esta segunda fase del curso se hizo una propuesta de mejora, las cuales tienen como base y fundamentación los resultados de la evaluación. Además, junto con los estudiantes se buscó soluciones de mantenimiento y cálculos de costos. Las propuestas a corto plazo son de fácil construcción, anotan las especialistas.

Después de un ciclo de evaluación y mejoramiento se terminó esa segunda etapa en Pedregal Grande y la Campiña. Fueron 2 días de ejecución en los tres espacios, los cuales constaron de intervenciones puntuales, tales como: el fortalecimiento de la relación de edificio y entorno en el salón comunal, la mejora de la imagen de un espacio para niños en un Colegio de Primaria, y la implementación de una zona de descanso y área verde en un parque.

Participaron las alumnas: Keylla Castillo, Milagros Córdova, Joysse Devoto, Ana Galarza, Alicia González, Andrea Julca, Paula Medina, Betsy Pingo y María Fernanda Pisfil.