Fue miembro de la primera directiva de ADEU

Falleció Don Eugenio Giménez, un gran gestor del proyecto UDEP

Era un hombre de inteligencia privilegiada y sentido práctico, con gran capacidad de gestión; lideró desde ADEU el trabajo para la puesta en marcha de la Universidad de Piura.

El P. Vicente Pazos y los doctores José Agustín de la Puente, Víctor Morales y Eugenio Giménez, en los momentos previos a la inauguración del año académico de 1979.

Uno de los primeros docentes de la UDEP e impulsor del proyecto que visionaron San Josemaría y Monseñor Erasmo Hinojosa falleció esta madrugada en Piura, a los 91 años. Los pasajes que reúnen la historia de la Universidad de Piura, destacan su figura por su dedicación y compromiso para buscar apoyo al proyecto encomendado.

“Desde el primer momento se pudo entrever la magnitud de esta iniciativa y quedé entusiasmado con el proyecto que Eugenio Giménez sabía presentar con tanta solidez y convicción”, dijo Dionisio Romero, el 2009, al celebrarse los 40 años de la UDEP.

“Eugenio reunía, diríamos hoy día, un haz de competencias que difícilmente pueden repetirse en nuestro tiempo tan dado a la especialización. Hombre culto y gran lector seguía con atención el curso de la actualidad en sus grandes trazos. Su formación de ingeniero imprimía orden y rigor a su trabajo, lo que ya es bastante; pero, además desarrolló, una notable mentalidad jurídica, que le hacía adelantarse a riesgos y amenazas futuros, de esos que nacen en los entresijos de las leyes y la burocracia y acaban, muchas veces, por empantanar el desarrollo de las buenas iniciativas”, agregó Romero.

Compromiso
El Padre Eugenio nació en Cádiz (España), en 1928. Estudió Ingeniería Industrial en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de Madrid y en la de Barcelona. En 1965, a invitación de Ramón Mugica y Rafael Estartús, llegó al Perú para cooperar con la organización de la Universidad de Piura.

Fue tanta la preparación y convicción de don Eugenio, sobre el proyecto de crear una Universidad en Piura que él y el ingeniero Ricardo Rey Polis (primer Rector de la UDEP) fueron los encargados de entrevistarse con el presidente Fernando Belaúnde, para presentar la idea, junto con el arzobispo de Piura, Mons. Erasmo Hinojosa. El Presidente asumió la iniciativa con todo entusiasmo y ofreció su respaldo. Fue la última ley que firmó el arquitecto Belaúnde, antes de ser derrocado por los militares, en octubre del 68.

Juan Cruz de Arrillaga, docente y fundador del PAD-Escuela de Dirección de la UDEP, cita en un artículo sobre Eugenio Giménez, lo que expresó cuando conocieron la carta que San Josemaría escribió a monseñor Erasmo Hinojosa. “Recibimos una gran alegría y una clara llamada a la responsabilidad de llevar a cabo esta tarea; también yo, aunque no conociera Piura…”, dijo Giménez. “En la práctica fue, probablemente, el que más trabajó en estos primeros momentos, en los que no había nada de nada…”, recuerda Cruz.

Apoyo
Del padre Eugenio se recuerda su personalidad fuerte y simpática, propia de una persona emprendedora, con un gran sentido del orden y de la historia, así como su dedicación al ejercicio de su ministerio sacerdotal, para ayudar a quienes lo necesitaban, con una palabra o un consejo.

José Luis Olaizola, miembro del Opus Dei, recuerda que cuando Eugenio intentaba ayudarlo hablándole de la santidad, le parecía bien, pero creía que no tenía nada que ver con él. Incluso sus amigos, le comentaban a Eugenio que no lo iba a convencer. “Eugenio no hizo caso de tan prudente advertencia, siguió insistiendo, y consiguió que despertara en mí la vocación al Opus Dei, en la que persevero desde hace más de cincuenta años”, dice en un artículo dedicado al sacerdote.

“Yo que me movía en el mundo de la abogacía, rodeado de buenos oradores, no recuerdo que Eugenio lo fuera, más bien se expresaba amorosamente, pero con tal dosis de amor de Dios que suplía cualquier otra deficiencia. Y con una virtud admirable: la tenacidad para hacer el bien”, recuerda.

Siempre UDEP
En la UDEP, el padre Eugenio fue director del Programa Académico de Administración de Empresas y docente de los cursos Organización y Método; también enseñó en la Facultad de Ciencias de la Educación, Teología.

Se doctoró en Perú, con una tesis sobre soldadura eléctrica por puntos. También inició estudios de Derecho y, tiempo después obtuvo la licenciatura en Ciencias de la Educación por la Universidad de Piura. En 1991, se ordenó sacerdote de la Prelatura del Opus Dei y ejerció su ministerio en las ciudades de Lima y Piura.

Entre los aportes que deja el padre Eugenio Giménez, no solo está su ímpetu para hacer realidad el proyecto UDEP. También deja escritos que son valiosos aportes académicos. Mencionamos: Administración del trabajo (1973), Universidad (1978) y  Universidad al servicio de todos (2011).

También es coautor de la investigación: Sistema educativo integral (Eugenio Giménez, José Agustín de la Puente y Candamo, Ricardo Rey Polis);  Universidad, universidades y ley universitaria (Pedro M. Benvenutto Murrieta, Ricardo Rey Polis, Eugenio Giménez).

Visita del Nuncio Apostólico, Mons. Poggi, con Mons. Erasmo Hinojosa, el rector Ricardo Rey Polis y el Ingeniero Eugenio Giménez (1971).

Despedida
El padre Eugenio falleció a los 91 años, después de haber dedicado años de su vida a la formación de profesionales y a contar la historia de la Universidad de Piura en una novela ejemplar culminada en 1999.

Sus restos son velados en la calle Lima 563. El sepelio se realizará el 6 de agosto en Parques del Recuerdo, previa misa que será celebrada, en la ermita de la Universidad de Piura, a las 3:00 p.m.

Puede leer más en:
Reseña de Eugenio Giménez
Recuerdos de Eugenio Giménez