DOCTOR ANTONIO ABRUÑA

“Lo que nos mueve es el amor a la verdad y en esto seguiremos esforzándonos”

En la Apertura de las Bodas de Oro, el Rector dijo que el éxito no es el fin último, sino el afán de servir, que mueve a toda la comunidad universitaria, incluidos los egresados,

En la ceremonia de Apertura Oficial del Año Académico 2019, llevada a cabo en el marco de la celebración de las Bodas de Oro de la Universidad de Piura, el rector, doctor Antonio Abruña, evocó los primeros recuerdos consolidados en Piura del quehacer de la Universidad; su nacimiento y primeros pasos, su crecimiento y desarrollo, y los proyectos y metas que aún se plantea. El acto tuvo lugar en Campus Piura, el 27 de abril.

En un discurso en el que primaron los recuerdos agradecidos de forjadores, profesores pioneros y benefactores; y a cada uno los trabajadores que han ido haciendo la Universidad de Piura en estos 50 años, el rector se refirió a los puntos fundamentales que deben presidir el trabajo universitario y que marcan “una ruta que lleva a la excelencia académica”: la exigente labor de investigación, buena docencia y generoso acompañamiento a los alumnos en la asesoría”.

Aludiendo a una frase que solía decirles San Josemaría: “Todo está hecho y todo está por hacer”, dijo que en la UDEP “todo está hecho, pues, aunque jóvenes somos una Universidad con un ideario consolidado, con dos campus, tres sedes; está licenciada, los programas de pregrado acreditados o a punto de acreditarse; y tenemos ya la anhelada Facultad de Medicina”.

Sin embargo, sostuvo que como en la frase mencionada: “Todo está por hacer”, por lo que lo importante es saber: ¿cómo afrontaremos los siguientes años?, indicó. Como respuesta a esta interrogante, mencionó que Mons. Javier Echevarría, también Gran Canciller de la UDEP, recordaba que la “universidad debe reorientarse constantemente hacia la búsqueda de la verdad, camino que va acompañado por el amor al bien y por el gozo de la belleza”. Esta afirmación, dijo, nos señala los puntos fundamentales que deben presidir nuestro trabajo.

En otro momento, sostuvo que el objetivo del quehacer universitario es “desvelar la verdad que anida en la realidad. Un profesor es un buscador incansable de la verdad”.

Al respecto, ratificó: “Lo que nos mueve es el amor a la verdad y en esto seguiremos esforzándonos, procurando la mejor formación académica de nuestros profesores, alentando la investigación interdisciplinaria, buscando la internacionalización, siendo valientes en la innovación, y como el milenio en el que nos movemos, a decir de Charles Handy, está signado por el aprendizaje y cambio continuo como estilo de vida, la Universidad está llamada a ser un centro de innovación continua. Por eso, hemos de tener verdadera ilusión de hacer camino al andar, reinventando nuestro saber y fomentando novedosas investigaciones que enriquezcan las ciencias que cultivamos”.

Si bien, se desea éxito a todos los graduados y titulados, el Rector recordó que este no es el fin último, sino que lo que debe mover a toda la comunidad universitaria, incluidos los egresados, “es el afán de servicio. Mejoramos las competencias profesionales, ponemos la infraestructura y tecnología que exige el medio, principalmente, para servir mejor”, subrayó.

Formación integral
Indicó que la formación integral que procura la Universidad de Piura, desde su creación, es “enseñar y formar a la vez, de ahí que la asesoría personal a nuestros alumnos no sea un aspecto circunstancial de la tarea docente, es de la sustancia misma de nuestra labor. Los años de experiencia nos confirman aquel aserto de los viejos profesores: sólo se aprende de quien se ama”.

Sobre la responsabilidad social de la UDEP, refirió que es la de procurar las condiciones que favorezcan la consecución de la vida buena en sociedad. “En Piura han sido muchos los proyectos ejecutados por la Universidad para elevar el nivel humano y social de la población rural. Seguiremos en ese empeño para, asimismo, crear más oportunidades para que todos aquellos buenos y calificados estudiantes puedan cursar sus estudios en nuestras aulas venciendo las dificultades de las barreras económicas”.

El amor al Perú, su historia, sus costumbres ancestrales, sus expresiones artísticas, son un aliciente para llegar al Bicentenario con una renovada disposición de servicio a la grandeza de nuestra Patria, señaló, antes de reiterar su “profundo agradecimiento, y felicitaciones a los flamantes titulados y magísteres, así como a sus familiares”.

Finalmente, declaró inaugurado el Año Académico 2019.