ARTÍCULO EN SUPLEMENTO SEMANA, EL TIEMPO DE PIURA

Mejoramiento genético, ¿ideología o ciencia?

Jaime Millás Mur, docente de la Facultad de Medicina de la UDEP, comenta acerca de la edición genética, a propósito de la noticia sobre el nacimiento de las primeras bebés genéticamente modificadas del mundo.

Hace unas semanas, el científico chino He Jiankui reveló, durante la Segunda Cumbre Internacional sobre Edición del Genoma Humano, que había utilizado la técnica de edición genética CRISPR/Cas9 en los embriones de dos hermanas fertilizadas in vitro y nacidas hace unos meses, para hacerlas inmunes al VIH.

Lo que pudo haber sido aplaudido como un gran avance en la ciencia, fue calificado como “una desventura científica épica” (Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, en la última edición de la conocida revista Science) e “indignación internacional” (revista Nature).

El doctor Jaime Millás Mur, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Piura y especialista en Bioética, explica que las críticas se generaron, en primer lugar, porque cualquier trabajo de investigación científica debe ser publicado de manera formal en revistas especializadas, para que la comunidad científica pueda estudiarlo y comprobarlo: “Sin embargo, He Juankui mantuvo todo en un sospechoso secretismo y solo al final lo anunció vía YouTube y, luego, en la Cumbre”.

Fuente: La voz de Galicia.

Para él, “este trabajo no tiene justificación. En primer lugar, porque es científicamente insostenible y luego porque esas niñas no tenían enfermedad alguna”.

Detrás del telón

Lo hecho por el científico chino podría haber iniciado la ruta para tratar de “mejorar” al ser humano, ya que el motivo del experimento fue hacerlo menos vulnerable a un virus, en este caso, el VIH. Millás Mur señala que esto nos conduce hacia el llamado “transhumanismo”, que tiene más de ideología que de ciencia.

“En el artículo ‘A history of transhumanist thought’, publicado en el Journal of Evolution and Technology el 2005, se habla del transhumanismo – posthumanismo (T-P) como un movimiento cultural y científico que considera una obligación la mejora de las potencialidades del hombre, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual. Tiene una característica marcadamente utilitarista, que impide distinguir dónde termina un procedimiento terapéutico y dónde comienza la alteración del ser humano”, asevera el docente.

Agrega que el T-P se concreta en la eugenesia, que lleva a desechar embriones defectuosos; en la aplicación de microchips; y en la terapia génica no solo en las células del cuerpo sino también en la línea germinal, para modificar la descendencia: “Incluso, busca trascender los límites temporales al proponer una existencia postbiológica, trasladando la información cerebral a una computadora o fabricando un ser híbrido orgánico-cibernético”.

Tal como afirman Luis Miguel Pastor y José Ángel García Cuadrado, en el texto “Posthumano, más que humano” –dice Millás Mur–, en el fondo hay una concepción filosófica donde la libertad y la autonomía humanas no admiten los límites a que está sujeto el hombre en su corporalidad. Así, el T-P olvida por completo la naturaleza del hombre y lo ve como una realidad sin sentido.

Genética nacional

El Perú es uno de los países con ambigüedad en sus leyes respecto a la edición genética sobre células germinales humanas. En ese sentido, cabe la duda de si el experimento de He Jiankui se viene ya realizando en nuestro país.

“Lo primero de lo que no tenemos certeza es de que He Jiankui haya efectivamente realizado la edición genética en seres humanos. Toda la comunidad científica está a la espera de los datos, que deben ser publicados cuanto antes. Por otro lado, hay que resaltar que ya en el 2015, también en China, se realizó este tipo de ensayo en embriones humanos y que tuvo bastantes errores. A esos embriones no se les permitió desarrollarse. Posteriormente, también en Inglaterra y en Estados Unidos se vienen realizando estos experimentos, pero sería la primera vez que nacen personas sometidas a un proceso de edición genética en su estado embrionario. En el Perú no hay constancia de investigaciones de edición genética en seres humanos”, afirma el docente de Medicina de la UDEP.

Alcance de la CRISPR/Cas9

Pese a que aún el uso de la técnica CRISPR/Cas9 –la empleada por He Jiankui–está en fase experimental, ya se han autorizado algunos estudios en fase 2, una de las cuatro que debe recorrer todo ensayo clínico para curar personas enfermas. Ellos se realizan en células somáticas para buscar terapias de enfermedades como la beta-talasemia, leucemias o anemia falciforme. Sin embargo, los posibles tratamientos distan de ser seguros y eficaces.

“Se necesitarán años de investigación. Por esa razón no tiene mucho sentido intentar una edición genética en células germinales (óvulo, espermatozoide) cuando aún no somos capaces de hacerlo bien con células diferenciadas”, puntualiza Millás Mur.

Doctor Jaime Millás Mur.

Además, continúa, la técnica de fecundación in vitro, que conlleva la destrucción de embriones, dio inicio a los primeros experimentos con embriones ‘sobrantes’: “Tal vez por eso nos parece normal utilizarlos para todo tipo de ensayos, sin percatarnos de que estamos tratando con seres humanos. Personalmente tengo la esperanza de que esta nueva técnica, ideada por las investigadoras Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna –quienes se basaron en los estudios de F. Martinez Mojica–, sea de gran utilidad tanto en la curación de diversas patologías que aquejan a la humanidad como en el mejoramiento del ganado y de los cultivos, para así evitar el uso de plaguicidas o bien obtener un mejor rendimiento”.

Es decir, en líneas generales, los científicos ven con muy buenos ojos la técnica CRISPR; incluso, ha recibido importantes premios. No obstante, todavía necesita perfeccionarse antes de encontrarle una utilidad real en las personas.

Mientras tanto, el autor de esta desazón científica, He Jiankui, se encuentra desaparecido. Fue visto por última vez en la mencionada Cumbre. Quizás decidió distanciarse de la oleada de críticas hacia lo que él consideró una salvación para las niñas. No se descarta que haya sido detenido por las autoridades chinas, luego de que el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China le prohibiera seguir su trabajo, al cual definió de “extremadamente abominable”. La ciencia busca explicaciones. Los seres humanos, también.