ARTÍCULO DE OPINIÓN

Mejoremos como ciudad

Sería muy grato que Piura vuelva a ser un lugar seguro para disfrutar en familia y fomentar lo que nos hace falta: querer más a nuestra ciudad y rescatar su centro histórico. 

A escasos días de finalizar el año, todos nos preparamos para las fiestas; la ciudad también. Vemos no solo diversos comerciales con ofertas y descuentos; sino que en las casas comerciales hay adornos y música navideña; es decir, decir, también se prepara un ambiente de fiesta.

No podemos pasar por alto la iniciativa del gobierno local de mostrarnos el centro de la ciudad, diferente y festivo: el árbol navideño, las calles solo de uso peatonal, la plaza de armas muy iluminada para la ocasión y el pesebre listo para la Nochebuena. En la inauguración o encendido de las luces, se vio algo muy motivador: familias piuranas enteras (padres, hijos y también abuelitos) disfrutando del momento en un lugar, seguro –porque había mucha seguridad–, iluminado.

Esto es justo lo que le falta a nuestra Piura: espacios donde todos podamos compartir gratos momentos. Me imaginaba que, si las calles que rodean la plaza de armas y quizá algunos alrededores se volvieran peatonales, sin ambulantes, los negocios del centro repotenciarían sus ventas. Familias enteras tendrían un nuevo espacio para disfrutar, no solo paseando, sino también degustando algo rico, cómodamente, en familia.  Entre tanta gente, escuché decir a una señora: “ahora sí han pensado en nosotros, han pensado en los ciudadanos…”.

Sería muy grato que Piura vuelva a ser un lugar seguro, para disfrutar en familia y ver, por ejemplo, a nuestros artesanos o grupos artísticos exhibiendo su talento y a nuestros niños divirtiéndose en espacios abiertos, que fomentarían lo que nos hace falta: querer más a nuestra Piura y rescatar su centro histórico.  ¿Lo lograremos? Esperemos que sí. Nuestras autoridades tienen la palabra.