Mujer: liderazgo en empresas y retos gerenciales

Las 3 ejecutivas top de Piura, directivas en instituciones del sector privado y público, conversaron con la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales sobre el rol que comparten con los varones en la actualidad.

En Piura hay ejecutivas que ocupan los más altos cargos en instituciones grandes, con cientos de trabajadores y profesionales de alto nivel, según un informe realizado por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Ello generó que se invitaran a las 3 ejecutivas top de la ciudad de Piura para conocer su historia profesional y acceso al cargo, el uso de la tecnología de la información en su organización, la percepción del liderazgo de varones y mujeres, así como el aporte de cada uno a la institución.

“No son muchas directivas, pero ya las hay en la región y son importantes porque se suman a la fuerza de mujeres que lideran las pequeñas empresas en Piura, que sí son mayoría en ese rubro”, dijo el doctor Ernesto Gallo Olmos, docente de la Facultad, durante la presentación del evento “Ejecutivas TOP de Piura: Liderazgo femenino y retos gerenciales”.

Ligia Ortega Pereda, intendente regional de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), destacó la política de estado aplicada en el país, sobre la igualdad de género y el rol de la mujer. Sin embargo, dijo que en la entidad en la que trabaja, no existe diferenciación en el genero de quien pueda llegar a un cargo, remuneraciones, capacitaciones. “Siempre ha primado el tema de meritocracia”, dijo.

Milagritos Sánchez Reto, directora del Hospital Regional Cayetano Heredia, se refirió a cómo se ha ido reconociendo a la mujer en el campo laboral. “Subir en escala de ejecutiva ha sido por la constancia, fuerza, empeño, porque vas aprendiendo y vas creciendo”, expresó. Sin embargo, mencionó que el camino aún no concluye. “No es fácil porque aún tenemos una sociedad machista”, refirió.

Beatriz Vegas Chiyon, administradora general de la UDEP, contó que siempre es importante tener claro prioridades: familia y trabajo, y organizar el tiempo, sacarle el máximo partido. “Es un gran reto para nosotras”, remarcó. Valoró el trabajo colaborativo con su esposo en la familia, conscientes de que los dos comparten las actividades y responsabilidades por igual.

Liderazgo

Las tres expositoras comentaron que la característica del liderazgo de la mujer es su compromiso. “La mujer le pone corazón, espíritu”, precisó Milagritos Sánchez. “Eso hace que el tipo de liderazgo sea diferente”, anotó para agregar que ello se refleja en su capacidad de negociar, sancionar y ser comprensiva.

Para Beatriz Vegas y Ligia Ortega, ayuda mucho en una gestión que la gente del equipo se comprometa con los objetivos y, de alguna manera, esto lo alcanza una mujer con más facilidad por su ventaja para interesarse por la gente, saber qué les está pasando, preguntarles cómo se sienten. “Eso ayuda a que (el trabajador) sienta el nivel de compromiso con la institución y te acompañe porque tu equipo tiene que estar contigo para salir adelante en los objetivos planteados”, enfatizó la administradora de la UDEP.

Los retos

Como directivas, reconocieron la capacidad de las mujeres y varones para involucrarse en el entorno digital, al igual que el de personas adultas que se han ido adaptando a los procesos de modernización de las empresas, aunque a veces les cuesta involucrarse en la ejecución de algunas propuestas, por la cultura organizacional que ya han asumido. Para Ligia Ortega, “es difícil, pero se puede lograr, comprometerlos, aunque es más fácil con los jóvenes porque se les puede moldear y formar de acuerdo al puesto que ocupan”.

Sobre el trabajo con los jóvenes, Beatriz Vegas más bien consideró retador el poder hacer gestión con este grupo. “La generación que ahora viene tiene otra forma de pensar y de ver las cosas y tiene otra forma que lo motiva distinta a lo que nos motivó, probablemente, a nosotros. Hoy dan por supuesto que el sueldo debe ser bueno y buscan trascender, ir a hacer voluntariado, quieren tener tiempo para hacer otras cosas”, comentó.

Ligia Ortega consideró además que en los trabajos donde la brecha generacional hace necesaria la renovación de cuadros, se ve complicado retener a los jóvenes y más bien hay que pensar en ofrecerle condiciones que les interese y si se cansan, pasen a otra área.

Complementariedad

Para las 3 expositoras, en el equipo de trabajo es importante el equilibrio en número de integrantes, varones y mujeres, y el lado práctico de los primeros es clave, por ejemplo, para no detenerse en detalles cuando los tiempos apremian.

“Sería una equivocación muy grande pensar en que las mujeres pueden trabajar solas, o lo varones solos. Juegan roles distintos y complementarios. Al final, hay un equilibrio en el que gana es la institución, el país”, expresó Beatriz Vegas.

En el contexto actual, se recordó la fortaleza de la mujer en situaciones en las que se debe decidir si algo es bueno o malo, como en el tema de corrupción. “Hay más fortaleza ante tentaciones, es un valor adicional de la mujer”, agregó.

Las 3 directivas guían equipos grandes de personal. Consideran que el Estado está trabajando mucho por la mujer, está valorando los espacios que va ganando en la sociedad. Para ellas, aunque no sea tan sencillo para una mujer todavía, se está demostrando su capacidad multifacética que contribuye a mejorar la sociedad.

A sugerencia de la magíster Beatriz Vegas, administradora  general de la UDEP, surgieron posibilidades de aumentar  apoyo a  gente necesitada por parte del voluntariado universitario tanto en  actividades del Hospital Regional, como en la SUNAT.