El CAM capacita a emprendedoras en alianza con CARE Perú

Como parte de su alianza estratégica con CARE Perú, el Centro de Asesoría Microempresarial (CAM) viene capacitando a aproximadamente 50 empresarias piuranas que participan en el programa “Mujeres en la empresa”.

Del 16 de noviembre al 4 de diciembre, empresarias de las provincias de Piura, Morropón, Sullana, Talara y Paita reciben capacitación en temas de emprendimiento, que tienen como eje central el empoderamiento, gracias al Centro de Asesoría Microempresarial de la Universidad de Piura.

Las sesiones tienen como objetivo fortalecer a las mujeres en diversos temas, especialmente el emprender, pues las participantes requieren afianzar conocimientos para desarrollar sus negocios mirando el entorno competitivo. Estas acciones se realizan en el marco del proyecto “Mujeres en la empresa”, impulsado por CARE Perú y financiado por la Fundación H&M.

“La mayor parte de las empresarias capacitadas son mujeres con emprendimientos familiares, que iniciaron ante falta de oportunidades laborales, que cumplen el papel de jefas del hogar, para hacer que sus hijos sean profesionales y tengan una mejor calidad de vida”, comenta Fabiola Alcas, directora del CAM.

Entre los emprendimientos que desarrollan estas mujeres destacan tres líneas de negocio: artesanía (marina y de paja toquilla), agroindustrias (derivados de cacao, del bosque seco: miel de abeja, algarrobina; y derivados de banano), y crianza de animales (de pavos, gallinas ponedoras, patos y pollos).

Por su parte, Manuel Mechanto, responsable del programa Mujeres en la Empresa, en Piura, ejecutado en seis provincias de la región, indica que “todas las emprendedoras  asistentes forman parte de la red de facilitadoras de dicho programa, que es un espacio para capacitarse, intercambiar información, ideas, experiencias, conocimientos, e inspirar a otras mujeres a superar los obstáculos en la sostenibilidad de los emprendimientos”.

Durante las capacitaciones se abordan los siguientes temas: “La asociatividad empresarial como base de competitividad en la MYPE”, “Fuentes de financiamiento”, “Beneficios de la formalización”, “Empoderamiento de la mujer: retos y oportunidades”, “Marcas colectivas”, “Educación financiera”, “Formalización”, “El mapa de empatía: Construyendo el modelo de negocio desde la visión del cliente” y “Comercio Electrónico”.

Para Erika Muñoz, de la Asociación de Mujeres Emprendedoras (Asdeme) y quien asistió a las capacitaciones en calidad de emprendedora, el tema del empoderamiento femenino, abordado en las sesiones, ha sido fundamental para ella y sus colegas, pues han aprendido a reconocer en sí mismas sus capacidades y a valorar la importancia del aprendizaje continuo.

“Hemos aprendido que ahora las mujeres podemos tener mayor crecimiento económico, que debemos unirnos para tener más acceso a las instituciones del país y que, siendo conscientes de que tenemos los mismos derechos que los hombres, hemos logrado disminuir la violencia de género”, indica.

Por su parte, Charito Preciado, otras de las asistentes, quien tiene un emprendimiento de  prendas tejidas y estampados en tela, resalta que los talleres del CAM han permitido a su negocio hacer frente a la crisis por la pandemia del COVID-19.

“Hemos abordado temas muy útiles, como el uso de las redes sociales para la venta de productos, orden financiero, conocimiento de los clientes, la creación de una marca, y cómo no, me han enseñado a superar mis miedos y a mantener una mente positiva”, comenta.

A cargo de las sesiones estuvieron los profesores de la UDEP, Juana Huaco, Jorge Gallo, Fabiola Alcas, Fernando Gallardo, Rafael Valera y Juan Quinde. También participaron gestores de los núcleos de apoyo contable y fiscal (NAF), de la Sunat; y Fernando Palacios, CEO de la agencia Online Marketing.

Sobre el proyecto Mujeres en la Empresa

El programa, impulsado por CARE Perú, se desarrolla en las regiones de Piura, Junín y Huancavelica; Cusco participó en la  fase inicial.

La lógica del proyecto es siempre construir sobre la base de sus aprendizajes. Cuenta con tres fases: la primera (2014-2016), se orientaba a trabajar para que más mujeres conquisten su autonomía en la generación de sus ingresos, a través del desarrollo de emprendimientos propios; la segunda (2017 – 2020), para que más mujeres en situación vulnerable consoliden sus emprendimientos en negocios competitivos y viables; y la tercera, hoy vigente (2020 – 2022), plantea crear alianzas con actores del sector público y privado que se comprometan a invertir en el desarrollo de las mujeres y a contribuir con el cierre de brechas de género.