ARTÍCULO DE OPINIÓN

El orgullo de Piura

¿En qué quiere distinguirse o qué aporte extraordinario quiere darnos Piura ? La base debe ser tener todos los temas básicos resueltos y sobre ello construir esa característica diferencial que la distinga de otras ciudades.

Cada sociedad siempre tiene algo que la distingue. Normalmente sus líderes han ido definiendo, a lo largo del tiempo, los servicios urbanos en lo que la ciudad quería ser buena y para dar un aporte extraordinario a sus ciudadanos. Estas características, distinguen a las ciudades y definen su norte, su estrategia de desarrollo y, finalmente, constituyen un orgullo que las convierte en un referente.

Así, por ejemplo, la ciudad de Rosario en Argentina, tiene su orgullo, bien fundado, en la gestión del transporte. Vancouver, por otro lado, tomó hace años la decisión de ser la ciudad más verde del planeta (“the greenest city of the world”). Buenos Aires quiere ser la capital de la cultura, el arte y el teatro. Guayaquil es una ciudad preparada para el Fenómeno El Niño, tiene buenos sistemas de drenaje y también quieren destacar en la cultura. Nueva York, la ciudad que no duerme, es el lugar donde el entretenimiento, en todas sus formas, se promociona y donde conviven todas las culturas y las costumbres.

Y, nuestra Piura, ¿en qué quiere distinguirse o qué aporte extraordinario quiere darnos? La base debe ser: tener todos los temas básicos resueltos (abastecimiento de agua, servicios seguros de desagüe, alta seguridad de las líneas vitales de la urbe, etc.) y sobre ello construir esa característica diferencial que hará que se distinga de otras ciudades. Esta es la visión y misión que necesita Piura: fortalecerla, no simplemente reconstruirla.

Sin embargo, enfrentamos dos grandes problemas: el centralismo limeño y la falta de liderazgo regional, que hacen que las grandes decisiones no las tomen las regiones y, como consecuencia, no hay norte y se olvidan temas importantes como hacer de Piura una ciudad que pueda convivir con El Niño.

Luchar por proyectos de reconstrucción nunca fue suficiente, es necesario algo más profundo. Política de estado que busque fortalecer, a lo largo de varias gestiones públicas de alcaldes, gobernadores y presidentes de la República, a toda la región frente a las lluvias extremas. Conseguir el milagro de convertir las fuerzas de la naturaleza en servidoras del desarrollo del norte es lo que hay que conseguir para tener un futuro mejor. Sería un bonito legado.

A nivel municipal y regional se pueden hacer un sinnúmero de obras, planes, diseños de lo que se necesita para fortalecer a Piura. No hay excusas para no tener una visión de desarrollo, la estrategia y cómo implementarla, aunque sea de a pocos.