El 26 de junio

En la festividad de San Josemaría se pedirá por los fallecidos por el COVID

El 26 de junio, día central de la Fiesta de San Josemaría Escrivá, fieles de todas partes del mundo se unirán en oración por el descanso de los fallecidos a causa de la pandemia.

“Aunque las circunstancias que atravesamos son difíciles, son también una oportunidad para unirnos en oración, aprovechando la festividad de San Josemaría Escrivá, fundador y primer Gran Canciller de nuestra universidad”, ha dicho el secretario general de la UDEP, William Zapata, a la comunidad de la Universidad de Piura.

La Fiesta de San Josemaría convoca, a todos cuantos quieran orar por los fallecidos durante la pandemia, a asistir virtualmente a la misa que se celebrará en la iglesia de Santa María de la Paz (Roma), donde está enterrado el santo fundador de la UDEP.

El Gran Canciller de la Universidad de Piura y Prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, presidirá la celebración litúrgica, que será trasmitida el viernes 26, a las 12:00 m., hora de Perú, simultáneo en el Facebook de la Capellanía UDEP.

Cabe señalar que, como cada año, ese día se celebra la fiesta de San Josemaría Escrivá con misas en muchas iglesias del mundo. Sin embargo, a causa de la emergencia sanitaria, los numerosos fieles de los distintos países no podrán acudir, por las medidas de confinamiento o aislamiento social debidas a la pandemia; en los lugares, en los que estas medidas han sido levantadas, las iglesias tendrán un aforo limitado.

Transmisión en vivo
La celebración podrá ser seguida en vivo, a las 12 del mediodía, en la transmisión simultánea desde Facebook de la Capellanía UDEP. Asimismo, a través de los canales oficiales del Opus Dei, en YouTube y en Facebook.

Las lecturas y la oración de los fieles serán leídas en varios idiomas; y la homilía en castellano. El resto de la celebración se realizará en italiano. Descarga el misal en castellano.

San Josemaría Escrivá
El fundador del Opus Dei nació en Barbastro (Huesca, España) el 9 de enero de 1902. Su vida, sus enseñanzas, escritos y ejemplo abrieron nuevos caminos de santidad en la Iglesia católica al recordar que todos los hombres y mujeres pueden alcanzar la santidad mediante el trabajo ordinario, realizado con espíritu cristiano.

Falleció en Roma el 26 de junio de 1975; y, el 6 de octubre de 2002, fue canonizado en la plaza de San Pedro.

Más sobre San Josemaría, aquí.