Nutricionista Merino

“La alimentación balanceada es clave para controlar las enfermedades metabólicas”

Milagros Merino, nutricionista de la Universidad de Piura, explica cómo deben alimentarse las personas que sufren de diabetes y tienen altos niveles de colesterol y triglicéridos.

Según la Dirección Regional de Salud (Diresa), Piura es una de las provincias con mayor número de casos de diabetes. Ante ello, a través de la charla “Nutrición en enfermedades metabólicas (diabetes, dislipidemias)”, la nutricionista de la Universidad de Piura, Milagros Merino, afirma que solo con una buena alimentación se pueden controlar y prevenir estas enfermedades.

El metabolismo es un proceso que usa el organismo para obtener y producir energía por medio de los alimentos que se ingieren; sin embargo, cuando las personas no comen alimentos saludables se produce un trastorno metabólico que altera el organismo y daña el funcionamiento de algunos órganos. De ahí que, afirma Milagros Merino, la alimentación sea fundamental para el tratamiento de estas enfermedades.

La diabetes se caracteriza por generar un elevado nivel de glucosa en la sangre. Algunos de sus síntomas son la fatiga, presión alta, abundante sed y problemas para la cicatrización de las heridas.

En el caso de la dislipidemia, esta se genera por una alteración de los lípidos (grasas y colesterol) en la sangre; y provoca fatiga crónica, mareos, dificultad para respirar y malestar general. Esta enfermedad, explica la nutricionista, se origina a causa de la obesidad, una dieta en grasas saturadas, antecedentes familiares con el mismo padecimiento, sedentarismo, tabaquismo e hipertensión arterial.

Para ambas enfermedades, Merino recomienda cambiar los hábitos alimenticios y tener un estilo de vida más saludable. Por ejemplo:

  • Hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día o 4 veces a la semana.
  • Chequear siempre el peso ya que mantenerlo reduce el riesgo de estas enfermedades.
  • Comer cinco comidas al día y en proporciones adecuadas.
  • Ingerir grasas saludables como palta y frutos secos; y vitar las saturadas.
  • Consumir más verduras, frutos del bosque y cereales.
  • Evitar los azúcares refinados: pan blanco, bebidas azucaradas, gaseosas, dulces y postres.
  • Dejar de fumar.

Asimismo, Merino sugiere que cada persona tenga un plan de alimentación personalizado y con la ayuda de un profesional. “La alimentación no debe ser restrictiva, puedes comer muchas cosas pero que sean saludables. Es importante tener una dieta balanceada y sostenible en el tiempo ya que a futuro nuestra salud nos lo agradecerá”, acota.