ARTÍCULO DE OPINIÓN

La nueva representación congresal

Cualquier tipo de diálogo presidencial con la nueva representación congresal debe comenzar por reconocer que cinco bancadas poseen la mayoría que representa la confirmación, y mejora, de una economía abierta con estabilidad política y jurídica.

La nueva composición parlamentaria ha dado lugar a un Congreso con nueve bancadas. A ciencia cierta, desconocemos si se mantendrán intactas hasta julio de 2021 pero, en vista de la experiencia anterior, es posible presumir su futura disgregación, más todavía cuando se trata de listas congresales presentadas en tiempo record, varias de ellas integradas por políticos que pertenecían a otras agrupaciones, así como otros que por primera vez debutan en el ejercicio parlamentario; por otra parte, en lo que respecta a la función representativa, considero que debe medirse de acuerdo con las ideas que, colectivamente, salvo excepciones que nunca faltan, defiende cada partido, conocido o debutante.

De las nueve bancadas, cinco de ellas tienen una posición clara sobre la continuidad y mejora de los lineamentos macroeconómicos; siete, abogan por la vida y valores de la familia; dos de ellas con posiciones más centralistas respecto al papel del estado en la economía y la sociedad, así como un par que poseen un ideario más radical, con argumentos distintos pero coincidentes en gran parte de su agenda, uno con matices político-religiosos, otro cívico-militar, respecto a las demandas de los grupos y minorías reconocidas como vulnerables. Finalmente, sólo uno de ellos, también debutante, agrupa a casi todas las posiciones políticas mencionadas, una nueva versión del partido vencedor en las elecciones de 2016.

La primera conclusión es que, desde la representación de las ideas, el Congreso se divide en siete bancadas que juntas confirman la continuidad democrática, estabilidad jurídica y necesidad de mejora de las políticas macroeconómicas. Por eso, cualquier tipo de diálogo presidencial con la nueva representación congresal debe comenzar por reconocer que, si bien se trata de un Congreso fragmentado, cinco bancadas poseen la mayoría que representa la confirmación, y mejora, de una economía abierta con estabilidad política y jurídica.