Artículo de opinión

¿Puede ser Piura una de las regiones más innovadoras del Perú?

Piura ha sido pionera en algunas actividades productivas competitivas y de alcance global, como la producción de jabones y cueros a partir de la ganadería caprina a inicios de la República.

Después de un adecuado balance del año que terminó, es muy bueno iniciar el 2020 estableciendo propósitos claros de mejora, tanto a nivel personal, como a nivel de toda la sociedad piurana en su conjunto.

En términos de desarrollo, sabemos que Piura necesita dinamizar más su economía, sobre todo considerando que entre un 21,6 y un 24,6% de la población de esta región vive en condiciones de pobreza, según cifras del INEI.

En muchas partes del mundo la dinamización de la economía se ha generado de los procesos que han fortalecido la trama institucional en lo que hoy se denominan los ecosistemas de innovación y emprendimiento. Estos han convertido regiones y ciudades deprimidas y conflictivas en auténticos polos de desarrollo como, por ejemplo, Shenzhen en China, Bangalore en la India, País Vasco en España o Medellín en Colombia.

Al respecto, nos podemos preguntar cómo van la innovación y el emprendimiento en nuestra región y, a partir de la respuesta, plantearnos algunos propósitos que nos permitan reducir las brechas que tengamos y mejorar nuestro desempeño en estos temas.

Entonces, ¿Piura tiene tradición de innovación y emprendimiento? La historia económica de la región nos muestra que sí. Piura ha sido pionera en algunas actividades productivas competitivas y de alcance global, como la producción de jabones y cueros a partir de la ganadería caprina a inicios de la República; la producción de algodón de alta calidad; o la producción de brea y petróleo en el siglo XX.

En nuestra historia reciente, es importante recordar que en Piura nace el modelo de cajas municipales, toda una innovación en el sistema financiero del país. La incursión en la exportación de frutas frescas como la uva de mesa, el mango y el banano orgánico nos ha posicionado como uno de los principales centros de exportación de alimentos del país.

Quizá un ícono emblemático de la capacidad creadora, emprendedora e innovadora de los piuranos es la cerámica de Chulucanas, la que a pesar de su simplicidad cromática, presenta múltiples formas y tamaños casi infinitos.

El balance es positivo. Sin embargo, Piura puede ser aun más innovadora y emprendedora, y este será un buen año para encaminarnos en este sentido, pues en una triple alianza del estado, la academia y la empresa se está gestando un plan de dinamización del ecosistema de investigación, innovación y emprendimiento en la región en un esfuerzo conjunto de Innóvate Perú, el Gobierno Regional, la Cámara de Comercio, la Caja Piura, la UNP y la UDEP.