Artículo de opinión

Si recibes un ingreso cumple con tus compromisos

No aspiremos a sacar beneficios de la crisis. Más bien, pensemos en el bienestar de nuestro prójimo y el bien común, ya que no todos estamos en la misma situación. Actuemos con solidaridad y responsabilidad.

En nuestro país, existe un 70% de trabajadores informales y que, en este tiempo de crisis, no están percibiendo ingresos ni pueden acceder a los beneficios que otorga el gobierno: no cuentan con la CTS ni están en una AFP; además, algunos tienen deudas impagas y no califican para la reprogramación de sus créditos bajo condiciones especiales. Solo un 30% de la fuerza laboral tiene ingresos en esta cuarentena, porque están en una planilla de pago.

Si tú estás entre este 30% que, en este tiempo de crisis sigue recibiendo su sueldo, te animo a cumplir tus compromisos que ya estaban en tu presupuesto familiar: los servicios de luz, agua, teléfono, pago de los colegios, de dudas, de asistencia doméstica, entre otros. No justifiques el no pagar tus deudas aduciendo que no has recibido el servicio. Por ejemplo, hay muchas personas que dicen que no tienen por qué cancelar las pensiones de marzo del colegio porque no se han dictado clases.

La situación que estamos viviendo no permite que nuestros hijos acudan al colegio, pero cada institución analizará, planeará y ejecutará la recuperación del tiempo perdido. Es necesario que, en la medida de nuestras posibilidades, sigamos cumpliendo nuestros compromisos para no romper la cadena de pagos. En el ejemplo anterior, los colegios deben de pagar los sueldos de los profesores, del personal administrativo, de limpieza; quienes también son padres de familia y necesitan sus ingresos para mantener a su familia y cumplir con sus compromisos.

No aspiremos a sacar beneficios de la crisis. Más bien, pensemos en el bienestar de nuestro prójimo y el bien común, ya que no todos estamos en la misma situación. Actuemos con solidaridad y responsabilidad. Si nuestra economía familiar no ha sido afectada por la situación que vivimos, cumplamos nuestros compromisos.