Artículo de Opinión

Situación inédita en nuestro país

Estamos en la 4ta fase, no bajemos “la guardia” en las medidas de protección; felizmente, hay esperanza de un efecto “rebote”, para el próximo año y muchos economistas nacionales y extranjeros coinciden en esta proyección.

Fuente: TV Perú.

Estimados lectores, anotemos las fechas, han sido y serán meses que quedarán en nuestra memoria por siempre. En lo que va del año, hemos tenido cambios impensados, no solo por la pandemia, que es un tema mundial; sino por todo lo vivido en nuestro país: política, social, sanitaria y económicamente; pero aún vendrá más.

Si bien la pandemia es global, en un país con más de 20 años de crecimiento económico, calificado como una de las mejores economías latinoamericanas, no “vimos” nunca los graves e impensables problemas sanitarios, que han salido “a la luz” por la pandemia; o los del sector educativo o los sociales con bases de datos de las poblaciones pobres y de extrema pobreza, desactualizados. Se ha invertido y han hecho cosas, ahora hay 1800 camas UCI en el país, en lugar de 100; pero aún falta mucho por hacer.

Hasta antes del COVID-19, la economía, los índices de empleo, disminución de la pobreza y otros iban mejorando año a año. Ahora, en pocos meses, estos indicadores se han deteriorado, en todos los frentes.

El confinamiento obligatorio, llevó al cierre de muchas empresas, otras se reconvirtieron y muy pocas han crecido. Estamos en la 4ta fase, no bajemos “la guardia” en las medidas de protección; felizmente, hay esperanza de un efecto “rebote”, para el próximo año y muchos economistas nacionales y extranjeros coinciden en esta proyección.

Ahora, y en los meses venideros, los problemas políticos distraen nuestra atención de los problemas mencionados. Acabamos de pasar el peligro de la vacancia presidencial, a solo siete meses de las elecciones generales; y, el 30 de setiembre se cumplió el plazo para la inscripción de partidos y candidatos para las próximas elecciones.

El 12 de octubre, es la fecha límite para que renuncien los gobernadores y alcaldes que desean ser candidatos para las elecciones del 2021. Mantengamos los ojos abiertos, a los problemas que tenemos en todos los frentes. ¡No nos pueden agarrar desprevenidos!

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.