Rector a egresados del 2020

 “La sociedad necesita su talento, profesionalidad y su capacidad de diálogo”

Pese a las dificultades generadas por la pandemia, más de 760 jóvenes de Piura y Lima culminaron su último año de estudios, gracias a su tesón, a su tremenda dedicación, a sus profesores y familiares.

Este no es un logro individual, ha sido un gran trabajo en equipo. En sendas ceremonias y misa de acción de gracias, con la participación de profesores, autoridades académicas, y de los alumnos promocionales y sus familiares, las distintas facultades de la Universidad de Piura despidieron a los egresados de la promoción 2020, de Piura y Lima.

Sin duda, las del 2020 son promociones muy especiales, como especial ha sido el año y los retos que han debido enfrentar; y especialmente emotiva y conmovedoras han sido estas despedidas virtuales, totalmente inesperadas, con las que cierran su carrera en la UDEP.

“Este año, lo enfrentamos con el reto y la ilusión de que nadie perdiera el año académico, y que la exigencia y la calidad de las clases se mantuviera”, dijo el rector Antonio Abruña, a los más de 760 recién egresados. “Ustedes han sido los actores principales de su propio esfuerzo por adaptarse a las nuevas tecnologías, prácticamente de la noche a la mañana. Hoy, celebramos la finalización de sus estudios y el esfuerzo de todos, sobre todo en estos dos semestres, que serán, ciertamente, inolvidables”, les dijo.

Al despedirlos, los exhortó a poner lo aprendido al servicio de los demás: “Ustedes están llamados a contribuir con la sociedad, una sociedad que necesita de su talento, de su solidaridad y profesionalidad, de su capacidad de diálogo y tolerancia, y de su honradez frente a la corrupción”.

A los egresados de Historia y Gestión Cultural el decano de la Facultad de Humanidades, doctor Enrique Banús, les dijo que, aunque dejan las aulas no dejan de ser universitario, si quieren seguirlo siendo en su vida: “siendo muy buenos profesionales y personas profundamente buenas. En la facultad y en toda la universidad hemos intentado contribuir para que esto sea así”.

Alentó a los jóvenes a afrontar con valentía los nuevos retos: “No sabemos aún muy bien qué van a significar todos los avatares políticos, sociales, económicos, sanitarios, que hemos vivido en estos meses (y seguimos viviendo) para la vida cultural y para el patrimonio y, por ende, para la profesión para la que se han preparado. Pero sí sabemos que ustedes van a contribuir a lo que está por venir y que van a configurar esa vida cultural y esa puesta en valor del patrimonio”, subrayó.

Por su parte, la magíster Laura Vargas, vicedecana del programa académico de Psicología, al despedir la promoción de este, resaltó el acompañamiento y guía brindada a los estudiantes durante su carrera, para transmitirles los principios en los que se basa esta: en una psicología con alma, centrada en la persona, que siempre se maravilla ante la singularidad y resiliencia personal. Por ello, exhortó a los recién egresados, a que hagan resaltar estas características en su quehacer profesional.

También, valoró las aptitudes de los jóvenes egresados, demostradas en el proceso de adaptación a esta nueva forma de enseñar y aprender, que asumieron y superaron con creces.

“No hay tiempo para esperar a mañana”
A los más de 260 egresados de las diversas carreras de Ingeniería (Industrial y de Sistemas, mecánico-Eléctrica, Ingeniería Civil y Arquitectura), el decano de la facultad, magíster Jorge Machacuay destacó el rol de los estudiantes en la enseñanza no presencial y el cumplimiento de esta meta y logros alcanzados: “como alumnos procuraron siempre guardar el orden, mostrando empatía, apoyo y compañerismo por aquella persona que quizá no conocían, pero, que compartía, al igual que ustedes, la misma necesidad de expresarse por el futuro del país”.

“Ingenieros y arquitectos, desde ahora colegas, tenemos grandes retos frente a nosotros: la crisis humanitaria que sufrimos, que quizá no sea la última que deban enfrentar su generación; la recesión económica; el cambio climático; la extinción de las especies; la vida pospandemia y nuevas formas de vivir…. Tenemos un mundo más sensible, más humano, más necesitado de las cosas que ha podido entender en este tempo difícil…. No hay tiempo para esperar a mañana… si desde nuestro interior sentimos la necesidad de ir por más, de hacer más, porque sabemos que con nuestros conocimientos podemos lograrlo y, con eso, cambiar la realidad, generar oportunidades de mejora, transformar, debemos hacerlo, ya”, enfatizó.

El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, doctor Fernando Barranzuela, valoró  la actitud de la generación de egresados del 2020: “han sido protagonistas en la primera línea de estos sucesos extraordinarios del año, ya sea cuidando a algún familiar o amigo, ayudando a sus familias en medio de la crisis, o levantando la voz en los recientes eventos políticos. Y en medio de toda esta vorágine, han tenido que sacar adelante su último año de estudios”.

Además, los animó a encarar los nuevos retos con “el optimismo, la fuerza y valentía que caracteriza a su generación. Estoy seguro de que la exigencia y rigurosidad académica a la que los hemos acostumbrado, y los criterios y valores humanistas que intentamos transmitir, les permitirán salir adelante en esta compleja realidad y de esta manera ayudar a sus familias primero, y también a nuestra sociedad que tanto lo necesita”.

Finalmente, les aconsejó no dejarse doblegar por las presiones o intereses de ideologías que justifiquen atropellos a las libertades y derechos fundamentales de las personas.

Al despedir a los nuevos juristas, el decano de la Facultad de Derecho, doctor Ernesto Calderón, dijo a los recién egresados que los graves problemas que impiden que el país progrese, reclaman acción de manera obligatoria. Los exhortó a poner sus habilidades y entusiasmo al servicio del país, como funcionarios públicos o incursionando en la política.

“Es complicado resumir y darle sentido a las cosas que nos han pasado durante los últimos meses. En el plano general es innegable que le impacto de la crisis sanitaria producida por la COVID-19 ha traído tristeza a miles de familias peruanas que han sufrido la pérdida de familiares, muchas veces en situaciones dramáticas”, señaló el decano.

Destacó que los efectos negativos en la economía de las familias nos han recordado periodos de crisis que pensamos que eran parte del pasado. Hoy la tasa de desempleo roza niveles históricos. “Ese es el mercado laboral donde ustedes llegarán… La universidad los ha formado de forma integral, no sólo para ser buenos abogados, sino para ser una voz informada y pensante dentro de la sociedad, no tengan miedo, de convertirse en los líderes que el país necesita”.

En tanto, Sandra Orejuela, decana de la Facultad de Comunicación, felicitó a los egresados por este nuevo logro ya que ni la pandemia ni el distanciamiento social pudieron restar brillo a este acontecimiento. “Ustedes completan un importante capítulo de sus vidas y están comenzando uno nuevo, tienen derecho a sentirse orgullosos pues todo lo hecho valió la pena”, recalcó.

Asimismo, sostuvo que el COVID-19 ha permitido que las personas valoren más lo que tienen al lado y que, aunque aún es complejo ver el cuadro completo de lo que está sucediendo, con esta pandemia se ha compartido un desafío a escala global, como nunca. Por otro lado, animó a los egresados a que tengan como pilares en su ejercicio profesional a la verdad, el diálogo y un fuerte compromiso del mundo. “No vayan nunca por lo fácil y propónganse metas altas donde dejen su impronta personal en los demás”, dijo.

El aprendizaje no culmina hoy
“Su aprendizaje es para toda la vida y es justamente el desarrollo de estas capacidades lo que les ha permitido superar los desafíos del contexto educativo actual, tan retador y complejo, cambiante e incierto”, señaló el magíster Camilo García, decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, en la ceremonia de despedida a los educadores de la promoción 2020.

“Cerramos un año especialmente difícil e inesperado por la pandemia que aún hoy sufrimos. A pesar de todo, han podido con mucha fortaleza y constancia, ir superando cada uno de los obstáculos presentados en este camino de esfuerzo personal que reafirma su vocación y compromiso por la educación”.

Asimismo, les dijo que, por el contexto y dificultades de este año, es especialmente meritorio y valioso que hayan llegado a la culminación de sus estudios universitarios, que les han permitido crecer como personas responsables y fuertes ante la adversidad.

“Su capacidad para adaptarse a estas nuevas formas de enseñanza y aprendizaje no debe perder de vista las ideas firmes en torno a la persona y la sociedad. El contexto educativo es difícil, pero están preparados para asumir estos retos. Ahora mismo el contexto del aprendizaje digital abre nuevas perspectivas en la educación y un sin fin de posibilidades de aprender siempre”, refirió.