Dra. Luz González Umeres

“La Filosofía es esencial para el hombre y el conocimiento superior”

El 19 de octubre de 1969, una joven peruana, pedagoga y filósofa, llegó a la UDEP, con su primer doctorado bajo el brazo. Dictaría Introducción a la Filosofía.

Por Elena Belletich.

Luz González Umeres fue la segunda profesora que llegó a la UDEP en 1969. En abril habían llegado, junto a  Therese Truel, otros ocho profesores pioneros: Ricardo Rey, Miguel Samper, Ramón Mugica, Javier Cheesman, Víctor Morales, Juan Antonio Ugarte, Ramón de Dolarea y César Pacheco.  Luego, en octubre también, llegó el doctor P. Juan Roselló.

Luz-Gonzalez

“En la Universidad de Piura aprendimos pronto la lección de que todos los años comenzamos. Estrenamos asignaturas, oyentes, aulas de vez en cuando. Renovamos los enfoques de los temas que tratamos, con el plus de la experiencia del año anterior y con la nueva luz que siempre regala la verdad buscada y hallada. Trasmitimos a nuestros alumnos lo que así sabemos sobre nuestras disciplinas, con la ilusión de que ellos disfruten tanto o más que nosotros con el saber.  Eso nos hace siempre jóvenes”, nos ha dicho la filósofa.

Ahora, 46 años después, la doctora Luz González sigue fiel a su vocación de filósofa porque, nos dice, “la filosofía es una disciplina esencial tanto para el hombre como para el conocimiento superior”. Desde su llegada a la UDEP, participó en el primer plan humanístico del entonces Programa Académico de Artes Liberales, que –comenta– “contenía  varias asignaturas filosóficas. Me toco dictar  durante seis semanas la parte final del curso de Introducción a la filosofía de 1969.   En 1970 dicté Historia de la Filosofía, Ética, etc.  Se fueron añadiendo  otras disciplinas filosóficas al plan de la Facultad de Humanidades que ha tenido, y tiene aún, la importante tarea de  impartir la formación humanística en la Universidad de Piura”.

Luz González ha sido la primera  Vicerrectora UDEP; exdecana de la Facultad de Ciencias y Humanidades e impulsora del Instituto de Ciencias para la Familia. Ha participado en numerosos congresos nacionales e internacionales sobre Filosofía y realizado varios estudios sobre esta.

Estudió a Platón, entre otros, de quien recoge y ahora profundiza sus idea sobre la belleza; luego al francés Bergson y su manejo del tiempo. En los últimos años, trata de dominar el pensamiento del español Leonardo Polo y establecer un diálogo entre Bergson y Polo, a quienes les ha dedicado un libro: “Imaginación, memoria y tiempo. Contrastes entre Bergson y Polo”.

Su vena filosófica
Se graduó en la Universidad Católica del Perú y allí, entre cursos y seminarios, fue descubriendo su vocación “Me descubrí  en la Filosofía con las ideas platónicas”, nos dijo en una entrevista anterior. La Filosofía es un medio poderoso para pensar y una herramienta muy útil para lograr que la convivencia del hombre sea pacífica, que se cultive la ética y se supere el egoísmo, ha mencionado en alguno de sus numerosos artículos publicados.

Hoy, Piura es su hogar, la Universidad de Piura su aventura de siempre, ha comentado: “donde renovamos los enfoques de los temas que tratamos, con el plus de la experiencia del año anterior y con la nueva luz que siempre regala la verdad buscada y hallada. Trasmitimos a nuestros alumnos lo que vamos sabiendo sobre nuestras disciplinas, con la ilusión de que ellos disfruten tanto o más que nosotros con el saber. Eso nos hace siempre jóvenes”.

No solo el amor a la Universidad la hicieron enamorarse de Piura y anidar en ella sino también el mar de Grau “su ruido, su color, el paisaje y las tijeretas peruanas, tan precisas en su picada: cogen su aperitivo y se van. ¡Qué perfección! ¡El paisaje de las playas de Piura no lo cambio por ninguno!”, ha dicho a Amigos.

La Filosofía vino con la Lógica
Como se acostumbraba en las décadas del 60, 70 y 80, la Filosofía, por lo general, iba de la mano con la Lógica, en la enseñanza secundaria. Coincidentemente, también en octubre, llegó a la UDEP el P. Juan Roselló: “un eximio conocedor de la Lógica Matemática, curso que junto a los de Teología, enseñó durante varios años en Piura.

FOTO 8
P. Juan Roselló, profesor de Lógica Matemática y Teología, de las primeras décadas en la UDEP.

Nació en Felanitx (Mallorca-España) el 12 de marzo de 1931. Llegó al Perú en 1968 y pocos meses después a Piura, donde se incorpora al cuerpo docente de la recién creada Universidad de Piura. Sin embargo, ya se había iniciado en la docencia universitaria, a principios de la década del 60.

De alta y delgada figura y gran dedicación al trabajo, don Juan Rosselló fue catedrático de Lógica Matemática y Capellán Mayor de la Universidad de Piura. Además del dictado de las clases, corrección de sus famosas prácticas, asesoramiento y otras tareas académicas; el P. Rosselló realizó una intensa labor sacerdotal dentro y fuera de UDEP, expresa el Dr. Antonio Mabres. Luego, en Lima y Cañete siguió muchos años con esa dedicación intensa, anota.

Sus exalumnos aún lo recuerdan recorriendo el pasillo del segundo piso del edificio principal. Al nombrarlo, las remembranzas de sus dotes pedagógicas, su fina gentileza y su sutil sentido del humor, hacen dibujar una sonrisa en quienes le conocen. Se podía sentir su gusto por la docencia y la investigación, especialmente por los temas que trataba: estaba convencido de su importancia.

Don Juan Roselló, y los otros diez profesores de la primera hora (1969: Ricardo Rey, Miguel Samper, Ramón Mugica, Javier Cheesman, Víctor Morales, Juan Antonio Ugarte, Ramón de Dolarea, César Pacheco, Therese Truel y Luz González) son, sin duda, los forjadores de una elite de docentes (incrementada y fortalecida año a año) y estudiantes que procuran y aman la investigación y la búsqueda de la verdad y el saber.

FOTO 15
P. Juan Roselló, durante la bendición del Instituto de Hidráulica, Hidrología e Ingeniería Sanitaria.

SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.