Encuesta "Global Family and Faith Surve"

Compartir una religión aumenta la felicidad conyugal y disminuye el riesgo de violencia

La encuesta aplicada por GFK en distintos países del mundo encontró que la religión tiene un efecto positivo en los diferentes aspectos de la vida en pareja.

Por Fernando Sánchez.

El Instituto de Ciencias para la Familia junto con sus asociados del proyecto World Family Map elaboraron una encuesta denominada “Global Family and Faith Survey”,  aplicada por GFK en Estados Unidos y diferentes países Europa y América Latina, con el objetivo explorar tópicos tales como: infidelidad, violencia doméstica, calidad y felicidad en el matrimonio o convivencia, equidad de género entre otros.

Diversos estudios han encontrado que la religión, en cualquiera de sus credos, tiene una influencia significativa en la familia y/o relación matrimonial (Dollahite y Loren (2018); Ellison, Teinitapoli, Anderos y Jhonson (2007); Filsinger y Wilson (1984)). Partiendo de esta premisa, se analizó la influencia de la religión sobre la infidelidad, la satisfacción sexual y sentimental hacia el cónyuge, la violencia doméstica y el número de hijos por hogar para una muestra de 645 entrevistados residentes en Perú.

Para los primeros tres tópicos, se clasificó a las parejas en tres grupos: parejas que no profesan ninguna religión (secularidad compartida), parejas de religión mixta y parejas de religión compartida.  La muestra peruana no posee suficientes parejas seculares, así como mujeres en relaciones con el mismo credo, por lo tanto, no se usaron esos datos.

Entre los hombres peruanos, una proporción significativamente mayor de aquellos involucrados en relaciones de religión compartida comparados con aquellos envueltos en relaciones de religión mixta, reportaron mayor satisfacción en su relación en general, además de tener menos probabilidad de haber herido física y sentimentalmente a su pareja.

Nota: (*) indica que es significativamente diferente de secularidad compartida. Los valores predichos son controlados por nacionalidad, educación, edad, bienestar, residencia urbana, si el entrevistado responde que vivió con sus padres hasta los 16 años, si ha afrontado un proceso de divorcio y duración de la actual relación sentimental.

Por otro lado, se analizó la incidencia de la religión sobre el número de hijos para toda la muestra. La variable religión se midió utilizando el grado de asistencia a servicios religiosos; encontrando que aquellos entrevistados cuya asistencia a servicios religiosos es frecuente (más de una vez por semana) no tienen significativamente más hijos comparados con aquellos cuya asistencia es reducida.

Finalmente, no se encontraron diferencias significativas sobre la influencia de la religión en la satisfacción sexual e infidelidad de la pareja; tanto en mujeres y hombre para ambos grupos mencionados líneas arriba.

A modo de conclusión, para el caso peruano, se confirma que la religión ejerce un gran rol en los diferentes aspectos de la vida conyugal, como la satisfacción y la prevención de violencia doméstica.

Los resultados completos de esta encuesta, además de otros análisis realizados a partir de la base de datos World Value Survey serán publicados en mayo, en el próximo reporte del World Family Map.

Ficha técnica “Global Family and Faith Survey”

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.