DOCTOR “HONORIS CAUSA” DE LA UDEP

Pedro-Juan Viladrich: “La crisis de nuestro tiempo es una crisis de amor”

Tras 40 años dedicados a la investigación en el área del matrimonio y la familia, el jurista recibió la máxima distinción académica que otorga la UDEP, por sus valiosos aportes a esta casa de estudios.

Por Daniela Cerna.

El profesor, jurista, investigador y humanista, Pedro Juan Viladrich, indicó en su discurso de investidura que, actualmente, el mundo vive “una crisis de amadores, una inundación de aferramientos desesperados a uno mismo y a las egolatrías del ‘corazón de piedra’, con sus inevitables frutos hacia los demás: la sospecha y la desconfianza, la dominación y los sometimientos, los vacíos y las soledades; y con sus típicas leyes: la del más fuerte y la del más útil”.

Así define la agonía existencial del hombre posmoderno el insigne educador universitario, quien recibió el 30 de agosto en Campus Piura, el grado de Honoris Causa de la Universidad de Piura, la más alta distinción académica que otorga esta institución.

El doctor Viladrich, experto en temas relacionados con el matrimonio y la familia, explicó cómo solucionar esta crisis de amor en el mundo: “Con ‘la luz tierna’ que todo lo esclarece. Que goza del fascinante poder de hacernos descubrir, para amarlo, lo extraordinario que late en lo ordinario (…) así es el amor y la experiencia de amar”, sostuvo.

Exhortó a revolucionar el escenario actual, de crisis, con una civilización del amor, en palabras de san Juan Pablo II. “En esta fascinante revolución hay que entender la presencia y actividades del Instituto de Ciencias para la Familia de nuestra Universidad”, anotó.

Don Pedro-Juan Viladrich
Momentos antes de la investidura del nuevo miembro del claustro de la UDEP, el doctor Paul Corcuera, director del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Piura, padrino del flamante laureado en esta ceremonia, introdujo a los asistentes en la prodigiosa mente y cautivadora personalidad de Viladrich, a quien calificó como “hombre generoso, vehemente y creativo”, que, además, fue siempre un alumno brillante y un profesional, que, con inigualable rigurosidad intelectual y altísima exigencia, condujo su carrera hasta lo más alto.

Reseñó brevemente la rica experiencia académica y profesional del doctor Viladrich, quien la primera etapa de su vida profesional destacó como un prestigioso canonista que formaría a muchos, en su posición de profesor universitario. Asimismo, durante más de veinte años, Viladrich dirigió un grupo de abogados especializados en derecho matrimonial y de familia; e incursionó también en el mundo de los medios de comunicación, como vicepresidente del Grupo Intereconomía. Actualmente, es profesor senior del Instituto de Ciencias para la Familia y profesor estable de la Università della Santa Croce de Roma.

Su aporte a la Universidad de Piura es inestimable, indicó Corcuera, así como su apoyo y compromiso con la creación del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad, el año 2005. Más allá de un asesor, es considerado colaborador permanente. Así mismo, sus recientes publicaciones “Antropología del amor. Estructura esponsal de la persona”, de autoría conjunta con la profesora Blanca Castilla de Cortázar, “La alianza y la unión conyugal” y “Amores y vínculos íntimos” forman parte del fondo bibliográfico de nuestra institución, mencionó el doctor Corcuera.

Conocer, apreciar y preferir al “otro” para amar
“La inesperada sorpresa, con su profunda emoción, de recibir un doctorado Honoris Causa por la Facultad de Humanidades, nos sobreviene a algunos aprendices en edad veterana”, comentó Viladrich tras la concesión del dcotorado. Recordó cómo hace algunos años, con el fin de contribuir al patrimonio conceptual y práctico del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Piura, decidió escribir una trilogía sobre los amores y vínculos íntimos, cuyo primer volumen fue recientemente presentado.

Asimismo, el jurista comentó cómo, en la búsqueda de una verdad que lo llevara a entender el significado del amor, del amador, y del amado, solo encontraba más interrogantes, al punto de casi renunciar a su investigación.

“Cada pequeño avance ensancha colosalmente el horizonte de nuestras ignorancias. Entonces, uno sabe que no sabe nada. Lo mismo sucede con el amor.  ¿Mirar con el corazón? Sí, esa es la mirada propia entre quienes se aman. Es la única forma de conocer, apreciar y preferir al “otro”, la que nos lo hace íntimo, incondicionalmente valioso, y predilecto a nosotros mismos”, afirma finalmente, demostrando con sus palabras que su exhaustiva búsqueda ha tenido resultados.

“No seamos esquizofrénicos ni cobardes. Lo esencial, lo más importante, escapa a la medición y cuantificación experimental de los sentidos corporales. Pero, existe y es con mayor fuerza, hondura y realidad. Eso ocurre con el amor y nuestra condición de amadores. Hay que liberarse de la trampa de la orfandad cósmica”, concluye Viladrich, quien asegura que los “vacíos del corazón” que atormentan al hombre de hoy, deben cambiarse con una “civilización del amor”-en palabras de san Juan Pablo II.

Discurso completo del doctor Pedro-Juan Viladrich.
Discurso completo del doctor Paul Corcuera.

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.