Dr. Jesús Martínez Almela

“América Latina está llena de ideas y no de proyectos”

El vicepresidente del International Project Management Association (IPMA), estuvo en la Universidad de Piura para dictar clase en el Master in Project Management de la Facultad de Ingeniería.

Por Cesar Flores Córdova.
"En el mundo hay 26 millones de profesionales que en sus tarjetas se presentan como Project Manager; pero no lo son", afirma el Dr. Martínez.
“En el mundo hay 26 millones de profesionales que en sus tarjetas se presentan como Project Manager; pero no lo son”, afirma el Dr. Martínez.

La figura del Director de Proyecto (Project Manager) adquiere una importancia fundamental, ya que las empresas necesitan profesionales que sepan cómo dirigir proyectos complejos de forma eficaz para poder tener éxito. El Dr. Jesús Martínez Almela, Vice President Education, Training and Young Crew del International Project Management Association (IPMA), estuvo en la Universidad de Piura para dictar clase en el Master in Project Management, que se dicta en la Facultad de Ingeniería.

¿Cuáles son las competencias que suma un profesional con la maestría IPMA?

Por definición, las competencias no es algo que se adquiera en las universidades. Eso se adquiere cuando uno aplica el conocimiento aprendido en la maestría. Nuestra propuesta de posgrado tiene una fortaleza frente a otras: incorpora el concepto de ‘competencia en dirección de proyectos’ e identifica al proyecto de otra manera porque, además de toda la técnica y la metodología, focaliza el trabajo por proyectos, programas y portfolios. Es una aproximación distinta y novedosa que lo demandan las sociedades. Tenemos muy buenos ingenieros, técnicos y controladores pero no tenemos gente competente que sean capaces de dirigir exitosamente a equipos de proyectos. Esa es la base de la formación por competencias.

¿Podemos aterrizar este concepto en ejemplos concretos?

En el mundo hay 26 millones de profesionales que en sus tarjetas se presentan como Project Manager; pero no lo son. Estos profesionales manejan, al año, 8 billones de euros de inversión. El porcentaje de fallo esa cantidad de dinero es 83% anual. Además, tenemos más de 300 maestrías que se dedican a capacitar en proyectos. ¿Cuál es el error? Centran la educación en procesos de control y administración y no en el manejo de equipo de proyectos.

Entonces, ¿cuál es el enfoque idóneo?

Enfoque en las personas: las habilidades, aptitudes, competencias que deben tener las personas para dirigir proyectos, programas de proyectos y portafolios. Un ejemplo práctico se puede encontrar en la prensa diaria. Muchos proyectos muy buenos, sin embargo, cuando se intentan ejecutar comienzan los problemas: mal manejo de stakeholders y un desconocimiento de cómo manejar adecuadamente a tu propia gente para enfrentarlos a los retos del proyecto.

Dr Jesus Martinez Almela
“Un proyecto ya no es un concepto ingenieril ni de arquitectura sino de gestión estratégica”, afirma el experto del IPMA.

¿Cualquier profesional puede estudiar esta maestría o solo de carreras específicas?

De cualquier profesión. El término ‘proyecto’ nace de la ingeniería y la arquitectura, pero eso no limita. A nivel mundial estamos viendo que más del 60% profesionales que asisten a una maestría en proyectos son del sector Defensa, Medicina, Alimentación, Industria, en búsqueda de competencias de cómo manejar gente en proyectos. La ‘P’ de proyectos no tiene que ver como ‘Project’ si no con ‘People’.

Cuándo termina la maestría, ¿qué aspectos se han ‘afinado’ en el profesional?

Dos temas fundamentales: 1) Mejores personas, mejores Project Manager. Se reconocen las competencias que debe reunir un profesional para ser un mejor gestor de proyectos, programas y portafolios. 2) Visión estratégica del proyecto. El proyecto es una herramienta que a través del programa que lo administra ayuda al portafolio o a la cartera a aterrizar la estrategia y a conseguir un objetivo estratégico. Puedo ser fantástico técnicamente pero si no estoy alineado con la estrategia de la empresa no contribuyo a ese objetivo.

América Latina está llena de proyectos, entre no ejecutables (o no viables) o mal ejecutados. ¿Cómo ayuda la maestría para que estos proyectos sean realizables?

La pregunta es trascendente. El Perú y América Latina no están llenas de proyectos, está llenas de ideas. Una idea no es un proyecto, es una ilusión, un sueño. La gran fortaleza de esta maestría es que permite hacer el esfuerzo para convertir el sueño en una realidad. Ahí aplicamos todo lo que se enseña: aterrizar y enseñar a los participantes esa aproximación holística, sistémica, técnica y metodológica, convertir algo en realizable y sustentable. Un proyecto no obedece a satisfacer deseos sino necesidades. Un proyecto ya no es un concepto ingenieril ni de arquitectura sino de gestión estratégica.