Mgtr. Marina Farías

“Necesitamos prepararnos porque estos eventos pueden ser cada vez más recurrentes”

La especialista presentó el “Análisis hidrológico de El Niño Costero en Piura”. “Las circunstancias nos hacen más vulnerables”, dijo al referirse a la intensidad de las lluvias y la falta de preparación de las ciudades.

Por Tania Elías.
33022604231_26923ce40c_k

No siempre los eventos El Niño que se nos han presentado han sido un Fenómeno El Niño, de condición global, ni de las mismas características. Esa fue una de las aclaraciones que hizo la docente Marina Farías, durante el Seminario de Investigación e Innovación que cada miércoles realiza la Facultad de Ingeniería.

Señaló que desde el año 2012, científicos peruanos, acuñaron el término Niño Costero para referirse a un evento como el del presente año, que no está relacionado con el Fenómeno El Niño a nivel global y cuya magnitud se determina en base al denominado Índice Costero El Niño (ICEN) y no a las intensidades de lluvia producidas. Según la información trabajada por la Mgtr. Farías, con apoyo de Kiara Tesén, el año 1925 se tuvo Niño Costero. Asimismo, 1953 se registró El Niño Costero moderado; 1972, débil; 2012, moderado; y  2017, débil pudiendo calificarse de moderado al concluir el mes de Marzo.

Al referirse a El Niño Costero, señaló que en general, en estos eventos la lluvia acumulada es menor a la de un Fenómeno El Niño y se presentan tormentas cortas pero muy intensas. En tal caso, como en el evento actual, se afectan en mayor grado a las cuencas pequeñas, entre ellas tenemos las cuencas urbanas y las cuencas rurales de quebradas y ríos menores a 3500 km2, desde Tumbes hasta Lima, y por ello, ciudades y pueblos se han inundado.

Sobre el impacto de El Niño Costero en Piura, que se ha agudizado con la última tormenta, indicó que la región es afectada debido la intensidad de las lluvias y la vulnerabilidad que presenta, originada por el crecimiento excesivo y desordenado de las ciudades. Además, en Piura, las quebradas tienen poca pendiente, por lo que áreas pequeñas se afectan como cuando ocurre un FEN.

Según la especialista, los modelos climáticos prevén que las condiciones cálidas en el Pacífico oriental continúen al menos hasta otoño, por lo que el Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) mantiene un estado de Alerta de El Niño Costero de magnitud débil a moderada, al menos hasta el mes de abril, con una alta probabilidad de lluvias muy fuertes en las zonas medias y bajas en la costa norte. Su ocurrencia dependerá de la presencia de las condiciones atmosféricas locales. La temperatura actual del mar frente a Piura es de 5.5° mayor a la normal.

Aunque, señaló, hay una tendencia al calentamiento del mar en el Pacífico Central, y podría presentarse El Niño en el 2018, mencionó que tampoco se puede definir como un hecho, y menos con la magnitud que se está anunciando, sin un sustento científico.

marina-farias

Planificación
La ingeniera indicó que ambos tipos de estos eventos, El Niño y El Niño Costero, pueden ser cada vez más recurrentes. En ese sentido, remarcó que existe la necesidad de planificar y disminuir la vulnerabilidad.

Se refirió a la propuesta de la Universidad de Piura, que ha sido respaldada por el Colegio de Ingenieros y demás entidades convocadas por esta institución, cuyo objetivo es lograr que la reconstrucción disminuya la vulnerabilidad y prepare a la ciudad y a la región para los futuros embates de la naturaleza.

“Debemos regular el río Piura. Hoy está represado, eso influye en la zona urbana y por eso se cierran los puentes. En la zona rural hay que pensar en la construcción de diques para evitar la inundación de poblados y campos de cultivo. Debemos tomar las medidas necesarias para no ser tan vulnerables”, enfatizó.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.