Proyecto busca incrementar la precisión

El índice de rugosidad de las vías urbanas se puede medir con un dispositivo móvil

Los organismos competentes podrán usar el dispositivo móvil para medir la rugosidad en pavimentos urbanos, como herramienta para acceder a una información oportuna y objetiva, señaló la magíster Valeria Quevedo, de la Facultad de Ingeniería.

Por Koko Zavala.

Una información oportuna y confiable, dice la profesora Quevedo, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Piura, permitirá orientar la toma de decisiones, mejorar la asignación de recursos y contribuir al mantenimiento preventivo de la red vial urbana, sobre todo, en estos meses de rehabilitaciones y reconstrucciones de vías.

En el espacio “Seminarios de investigación e innovación”, que organiza cada semana la mencionada Facultad, la  magíster Quevedo expuso el proyecto “Modelo estocástico-matemático que incorpora características propias de la realidad local para la medición del estado de pavimentos urbanos, basado en información generada por aplicaciones informáticas existentes”, ganador del concurso Ingenium 2017.

La docente precisó que en el 2017, El Niño Costero trajo lluvias de gran intensidad ocasionando, además del desborde del río Piura, múltiples daños en la infraestructura vial, a tal punto que fue necesaria la rehabilitación de un gran número de carreteras, el deterioro era visible, anotó. En estas situaciones, explica, la seguridad y el confort de la circulación vehicular son afectados por irregularidades en la superficie del pavimento visibles y, muchas veces, no visibles.

Quevedo señaló que el  Índice de Rugosidad Internacional (IRI) es el indicador de regularidad más extendido internacionalmente para evaluar objetivamente la condición superficial de un pavimento interurbano. Mientras mayor sea, menor será el confort y la seguridad para los ocupantes de un vehículo que transita sobre una vía. “Para este índice, se exigen  requerimientos máximos al recibir nuevas obras viales y, dado que el deterioro del pavimento es progresivo, también se establecen umbrales para mantener la calidad del servicio”.

Con aplicaciones móviles
Valeria Quevedo explicó que existe una gran variedad de instrumentos para medir o estimar el IRI. Los más precisos y rápidos son excesivamente costosos; mientras que los más económicos y precisos son de bajo rendimiento. Las soluciones intermedias, en términos de costo y rendimiento, se ven afectadas por la pérdida de precisión.

Precisó que, en los últimos años,  con el desarrollo de las tecnologías de la información, “han aparecido aplicaciones móviles en teléfonos inteligentes que estiman la rugosidad del pavimento (IRI) a bajo costo y con gran rendimiento. Estas aplicaciones ofrecen una gran oportunidad para mejorar la gestión de las vías urbanas, tan necesaria en realidades como la nuestra”.

El proyecto, financiado con recursos del Programa Ingenium de la UDEP, busca adecuar las mediciones del IRI efectuadas con aplicaciones móviles a velocidades de circulación propias de vías urbanas a los valores correspondientes a su definición. Para este propósito, se emplearán métodos estadístico matemáticos, así el modelo desarrollado –que incorporará factores propios de nuestra realidad– tendrá la precisión requerida.

Equipo de trabajo
El equipo responsable de este proyecto lo integraron los profesores de UDEP: Gerardo Chang, Valeria Quevedo, Edgar Rodríguez, Jenny Sánchez y Susana Vegas. Asimismo, los profesores Carlos Chang, de la Universidad Texas el Paso; y el profesor Geoff Vining, de la Virginia Tech. También participó la tesista de Ingeniería (UDEP) María Pía Moyano.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.