Ciencia y Derecho a favor de la vida

La noticia es importante: El Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo prohíbe patentar procedimientos con células madre embrionarias que suponen la destrucción del embrión humano.

PorelJaime Millás Mur, en El Tiempo.

La noticia es importante: El Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo prohíbe patentar procedimientos con células madre embrionarias que suponen la destrucción del embrión humano. «Un proceso que suponga la extracción de una célula madre de un embrión humano en la fase de blastocisto, entrañando la destrucción de ese embrión, no se puede patentar», determinó el Tribunal. Y es que la directiva europea sobre patentes de biotecnología descarta «cualquier posibilidad de patentar algo si el respeto por la dignidad humana puede verse afectado por ello». Los jueces también dictaminaron que incluso un óvulo no fertilizado, manipulado para que esté «en disposición de iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano», debe ser considerado y protegido como un embrión para todos los efectos legales.

Este dictamen del Tribunal de Justicia Europeo fue emitido por la demanda de la organización Greenpeace ante la Justicia alemana acerca de una patente de un investigador de la Universidad de Bonn para transformar células madre embrionarias en células nerviosas. La Justicia alemana invalidó la patente y el investigador recurrió ante el Tribunal de Luxemburgo.

Como se sabe, hasta el momento, en diversos países europeos se realizan investigaciones con células madre extraídas de la masa interna del embrión humano. Esto conlleva su destrucción. Cuando se descubrió la posibilidad de obtener células de cualquier tejido a partir de las células madre embrionarias, se pensó que, con este procedimiento, podrían aliviarse múltiples enfermedades. Sin embargo han pasado más de 10 años y no hay ninguna terapia confirmada con este tipo de células. En cambio, a partir de células madre adultas, que todos tenemos en diversos órganos de nuestro cuerpo, se está logrando aliviar varias patologías, como por ejemplo enfermedades hematológicas, fístulas, problemas cardíacos,… Concretamente, en la actualidad, se realizan 3,700 ensayos clínicos con células madre adultas y sólo 3 con embrionarias.

Acierta plenamente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al defender la dignidad del embrión humano, del ser humano, de la persona humana, que comienza su andadura, tal como lo demuestra la ciencia biomédica actual, en el momento de la fertilización del óvulo por el espermatozoide, instante a partir del cual empieza su recorrido con continuidad, gradualidad y coordinación. Las señales bioquímicas están bien claras: no hay saltos cualitativos y todo sucede paulatinamente. Desde el primer momento es un ser humano unicelular que irá actualizando todas sus potencialidades.

También es conveniente que la sentencia comprenda, no sólo al óvulo fertilizado, sino también al óvulo no fertilizado y manipulado científicamente porque, a partir de él, se podría llegar a constituir un verdadero embrión humano con la mal llamada “clonación terapéutica”, que consiste en introducir el núcleo de una célula somática (adulta) en un óvulo al que se le ha extraído su propio núcleo. Estaríamos entonces ante un embrión clónico. Hay que decir que este procedimiento, hasta ahora ha fracasado pero no está demás prevenir.

Coordinador.

Grupo de Investigación en Bioética (GIB).

Universidad de Piura.

Artículo publicado en el diario El Tiempo, lunes 24 de octubre de 2011.

 

 

 


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.