Artículo de opinión

20 de junio: Día nacional de la lucha contra la hepatitis B

Este día tiene el objetivo de crear conciencia sobre el impacto de esta enfermedad, así como emprender acciones para prevenirla en la población peruana.

Por Vladimir Bustinza.

El 20 de junio de cada año se celebra el Día Nacional de la Lucha contra la Hepatitis B, la fecha fue designada mediante Resolución Ministerial Nº 470-2011/MINSA respaldada por el Ministerio de Salud (MINSA). Este día tiene el objetivo de crear conciencia sobre el impacto de esta enfermedad, así como emprender acciones para prevenirla en la población peruana, como campañas informativas y de vacunación, entre otras actividades.

La Hepatitis B es una infección hepática grave causada por el virus del mismo nombre. Por lo general, el virus se transmite de persona a persona a través del contacto con la sangre y/o los fluidos corporales de alguien que tiene la infección y puede conducir al desarrollo de cirrosis y cáncer hepático.

También puede contraerse por contacto sexual y por el uso compartido de agujas con personas que tienen el virus, en el caso de individuos que usan drogas por vía intravenosa. Lo mismo sucede en el caso de artículos de uso personal, como navajas de afeitar, cepillos de dientes, cortaúñas, tijeras y de equipo o agujas no estériles usadas para la realización de tatuajes, piercings o acupuntura.

La infección también se puede transmitir de la madre a su bebé durante el parto. También existen mayores probabilidades de contraer Hepatitis B si viaja a lugares del mundo donde esta enfermedad es común.

Para el diagnóstico de la enfermedad se realizan pruebas de sangre, que indican al médico si su hígado está trabajando de manera adecuada y también pueden usarse para controlarla condición durante el tratamiento. Una biopsia hepática puede ayudar también en el diagnóstico de la enfermedad y ver directamente la condición del hígado.

Sobre el tratamiento, en el caso de la hepatitis B aguda (de corta duración), el cuerpo puede ser capaz de combatir la infección por su cuenta, lo que significa que podría no necesitar tratamiento. El médico ayudará al paciente con el manejo de los síntomas y hará seguimiento de su condición mientras su cuerpo trabaja para eliminarla de su sistema. En cambio, si tiene la hepatitis B crónica (de larga duración), es probable que el paciente requiera una evaluación especializada por gastroenterología o alguna subespecialidad que trata a las personas con problemas hepáticos crónicos. El tratamiento también puede incluir la prescripción con medicamentos antivirales.

El tratamiento puede durar un año o más, dependiendo de la gravedad de la infección y de la respuesta al tratamiento.

Existe una vacuna disponible para prevenir la hepatitis B que, actualmente, se administra de forma rutinaria durante el primer año de vida a todos los bebés recién nacidos. Esta vacuna debe administrarse también a las personas que están en alto riesgo de padecer esta enfermedad, como los trabajadores de cuidado de la salud; personas que viajan a áreas donde la infección está generalizada; usuarios de drogas y aquellos que tienen varias parejas sexuales. La vacunación contra este mal es gratuita en todos los establecimientos de salud del Minsa.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

 


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.