Anahí Alburqueque

¿Cómo se convierte una Microempresa en una Empresa Familiar?

Por Proyecto STEP Perú.

Conversando en clase con algunos de mis alumnos, siempre existe la misma interrogante: ¿las Microempresas son ya Empresas Familiares? ¿cómo una Pyme se convierte con el paso del tiempo en una Empresa Familiar?, ¿cómo logra ser un Grupo Familiar sólido reconocido a través del tiempo?

Para responder a estas preguntas primero debemos tener claro dos conceptos: qué es un Microempresa y, sobre todo, la definición de Empresa Familiar.

En los años que llevamos haciendo consultoría y asesoría a Empresas Familiares siempre hemos usado tres características para definir a una Empresa Familiar como tal. Estas son:

  1. Una o dos familias deben poseer más del 50% de la propiedad de la empresa.
  2. Deben haber miembros de la familia en puestos de dirección de la empresa (Gerencia General o Gerencia de áreas o unidades de negocio).
  3. Los miembros de la familia han decidido transferir la empresa a las siguientes generaciones.

Esta última característica suele ser la más determinante, pues debe existir necesariamente el deseo e intención explícitos de transferir el legado familiar a las siguientes generaciones, para poder llamarla EMPRESA FAMILIAR. Con ello estamos hablando de sucesión, de trascendencia en el tiempo.

Las Microempresas, por otro lado, empiezan siendo emprendimiento pequeños, que requieren mucho esfuerzo y sacrificio en sus inicios, características innatas en las empresas familiares, pero que sin embargo en la mayoría de casos lamentablemente carecen de una visión de futuro. Las Microempresas existen por subsistencia económica;  es decir, una persona crea un empresa porque tiene una necesidad económica que satisfacer, necesita trabajar. Elboom de las microempresas nace como resultado de una crisis económica fuerte: las personas necesitan contar con un trabajo, con un ingreso económico para mantenerse y también a su familia.

No obstante, tiene mucho de empresa familiar pues, en la mayoría de los casos, el emprendedor se apoya en la familia para cubrir algunos puestos de trabajo, o para financiarse en sus inicios, con los cual ya tiene una de las características para ser llamada familiar. Además, posee en,  casi todos los casos, la mayoría de acciones o las comparte con un familiar, y con esto ya cumplimos con dos de las tres condiciones. Pero, ¿existe ya la noción de transcender en el tiempo, de agregar valor? El microempresario vive el día a día, vive el presente, busca  capital, busca vender, busca crecer; de su capacidad de gestión y visión dependerá su éxito y la posibilidad de convertirse en una empresa más grande con el aporte de otros socios, o en una Empresa Familiar. La Microempresa tiene dos caminos: crecer o quebrar; si crece y se mantiene,  necesariamente deberá trascender ya sea a través dela venta a otros accionistas, o a través de la sucesión del legado o herencia de acciones.

¿Entonces una Microempresa puede ser una Empresa Familiar?, Sí, es posible,  de hecho casi todas las Empresas Familiares se iniciaron como Microempresas. ¿De qué depende? De la visión del Microempresario, de su capacidad de gestionar pensando en el futuro y su deseo de pasarlo a las siguientes generaciones, aun cuando en algunos casos esas generaciones estén en edades muy pequeñas, o  todavía no existan.

(*) Artículo escrito por Anahí Alburqueque Vásquez, investigadora de Global Step Project Perú


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.