Diego Iturry

De emprendedor a empresario

En este post hablaremos de cómo un emprendedor se convierte en un empresario, y como esta trasformación sea una etapa fundamental en la evolución del líder y de la potencial empresa familiar.

Por Diego Iturry.

En el post anterior se habló sobre cómo se convierte una Microempresa en una Empresa Familiar y se mencionaron las características esenciales que la definen. En este post hablaremos de cómo un emprendedor se convierte en un empresario, y como esta trasformación sea una etapa fundamental en la evolución del líder y de la potencial empresa familiar.

En el transcurso de la consolidación de la empresa, el emprendedor afronta tres retos importantes: la consolidación del Capital, la de Activos y la del Capital Humano.

En los primeros años la empresa se centra en suplir las necesidades de capital de trabajo. A través de mayores ventas y mejoras en los costos, se genera un mayor margen para cubrir préstamos y nuevos proyectos, que a su vez permitirán un mayor crecimiento.

Posteriormente la mayor rentabilidad permite al emprendedor alternativas de decisión como invertir en activos claves (que posiblemente antes tercerizaba), adquirir un nuevo inmueble, realizar mejoras de tecnología, entre otras; en definitiva la consolidación de los activos de la empresa.

Finalmente, el último reto consiste en consolidar el capital humano y transformarlo en un óptimo equipo directivo.

Paralelamente al desarrollo de la organización se da el proceso de evolución del emprendedor, que con el paso del tiempo va convirtiéndose en un empresario. Al inicio el emprendedor lleva a cabo todo tipo de labores en el día a día, desde realizar las ventas y las cobranzas, hasta ir al banco, visitar proveedores, velar por la contabilidad, entre otras. Es durante este proceso que realmente conoce en profundidad su empresa y el sector. Es evidente que a esta altura no existen Manual de Funciones ni procesos definidos pues se vive más el día a día.

A medida que empresa y emprendedor van creciendo, muchas veces con el apoyo de familiares, nace la necesidad de incrementar el personal e inicia la labor de delegar responsabilidades. Precisamente debido al crecimiento de la empresa, el emprendedor se hace empresario y a partir de ahora su labor será la de supervisar a sus colaboradores y sus gestiones, y tomar decisiones estratégicas. Es interesante saber que algunos autores se refieren a la empresa como el hijo económico del empresario, ya que le dedican gran parte de su tiempo y la ven crecer paralelamente con su propia familia.

Al igual que crece la familia, con el paso del tiempo también crece el capital humano que labora en la empresa. El empresario ha optado por formar un equipo directivo profesional y de confianza que lo acompañe en esta aventura empresarial. La empresa al generar mayor riqueza requiere un mayor control y manejo, con lo cual el empresario debe desarrollar la capacidad de identificar talento humano y desarrollarlo, y así formar su equipo de trabajo. Al tener un equipo más competente y un manejo de información operativa/financiera más organizado, se inicia la toma de decisiones analítica que permite el aumento de la riqueza y la productividad de la empresa; cumpliendo así con el principal objetivo trazado, la rentabilidad.

En conclusión, la organización y su líder se desarrollan y alimentan mutuamente conllevando una evolución y progreso que reditúan en los beneficios económicos de la empresa. Es así como se inicia la extensa relación entre su líder y su hijo económico.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.