Nutrición

UDEP-Saludable-120

Adquirir hábitos de alimentación saludable desde edades tempranas contribuye a prevenir enfermedades crónicas y a tener una mejor calidad de vida. Sin embargo, durante la transición a la vida universitaria, se producen muchos cambios que pueden afectar el estilo de vida de los jóvenes. Algunos de estos cambios se relacionan con el aumento de la carga académica, el cambio de horarios, tiempos de permanencia en la universidad, vivir solos, entre otros, los cuales intervienen inevitablemente en la alimentación, condicionando la calidad de vida de los estudiantes.

Existe una concepción negativa sobre la alimentación que realizan los estudiantes universitarios en relación al rendimiento como logro académico. Al identificar las causas que originan esta percepción, se encuentra especialmente la falta de disponibilidad de tiempo durante sus jornadas académicas y estancia en el establecimiento educacional.

Los horarios de clases son percibidos como limitantes para mantener horarios de comidas habituales, facilitando el consumo de alimentos tipo snacks u otros de alta densidad energética, lo que influencia incluso en su estado anímico y favoreciendo la presencia de letargia.

Además debemos considerar, que el ingresar a una vida independiente, la alimentación es una elección, y muchos deciden cambiar sus hábitos alimenticios por tendencias, o ideologías ecológicas, como es el caso del vegetarianismo y sus derivados.

Es sumamente importante mejorar los hábitos alimenticios de la comunidad universitaria, ya que esto permitirá una armonía que se traduce no sólo en el bienestar físico, sino también en la salud mental de quienes la adquieren.