06 Ene 2012

Por Cecilia Campana Marroquín

Por Julio Talledo. 06 enero, 2012.

Sabemos que la memoria es una facultad humana que permite recordar sucesos determinados. Sin embargo, la memoria está influida por nuestra voluntad y razón ¿Qué significa eso? Que podemos racionalizar los hechos- la verdad- y cambiarlos de acuerdo a nuestra conveniencia.

¿Quién no se acuerda cuando Sendero Luminoso aniquilaba a familiares, compañeros y amigos nuestros? Hasta alguno de nosotros es un sobreviviente de estos atentados. Las empresas para poder seguir adelante tenían que pagar cupos. ¿Con qué fin Sendero Luminoso actuaba? Todos sabemos sus principios ideológicos exacerbados por el odio a todo lo que no sea como ellos piensan, sino ¿cómo se entiende el atentado a Tarata en pleno centro de Miraflores, el asesinato de Sandra Moyano y Rodrigo Franco (padre de tres niños pequeños que fue abaleado delante de su familia) y  el de tantas familias de campesinos cuyos hijos escondidos detrás del fogón veían como sus iguales, mataban y descuartizaban a sus padres, hermanos mayores y a otros se los llevaban?

¿Queremos que un grupo así tenga acceso a comicios electorales? ¿Qué nos dirían ahora los familiares de todos los fallecidos o de  los sufren hasta ahora las consecuencias?

Espero que nuestros compatriotas con capacidad de decisión piensen y reflexionen sobre las consecuencias de sus actos, que tengan la valentía de ver la realidad como es y en lo que se convertirá. El Perú no necesita más odio ni venganza. Está ávido de  respeto, trabajo, honradez, saber amar con obras, solidaridad, generosidad, entre muchos otros valores.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación deplora profundamente la acción criminal de el PCP-SL, que ha tenido un alto costo en vidas humanas.  Declara que esta acción, constituye una  violación a las normas del Derecho Internacional Humanitario, específicamente, a lo dispuesto en el Artículo 3 Común a los Convenios de Ginebra”.[i]

Quiero terminar con una frase que leí hace muy poco: “Un pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla”.

Docente.

Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Universidad de Piura.


 

Comparte: