23 Oct 2020

Selección de magistrados para el Tribunal Constitucional

  • Inicio
  • Opinión
  • Selección de magistrados para el Tribunal Constitucional

Hace pocos días, nuestro Congreso nos sorprendió nuevamente por la rápida aprobación del reglamento para la selección de los nuevos magistrados que conformarán el Tribunal Constitucional. Pereciera que quieren mostrar que sí están “trabajando” y con eficiencia; pero, la rapidez puede generar errores en un proceso que, por su naturaleza, exige un tratamiento muy profesional, transparente y bien hecho.

Con esta aprobación, el concurso público iniciaría en los próximos días y culminaría a fin de año, justamente el 30 de diciembre. Es decir, las etapas finales coincidirán con las fiestas de fin de año que, aunque en un contexto diferente, son fechas de descanso y de reuniones familiares. Quizá convenga que el final del proceso sea en enero del 2021.

Otra cosa que llama la atención son los requisitos y las puntuaciones para aprobar, señalados en el reglamento. La calificación máxima será de 100 puntos, con un alto puntaje para la evaluación curricular: 75 puntos (mínimo 50 para aprobar) y la entrevista personal: 25 (mínimo 15).

Dicen los entendidos que esta distribución, en dirección de personas, es bastante antigua. Hoy, las entrevistas tienen mayor valor; pero, reconocemos que, sin una buena experiencia en realizar entrevistas, se puede incurrir en alta subjetividad.

En las entrevistas hay tres aspectos a calificar: proyección personal, trayectoria profesional y solvencia e idoneidad moral. Este último tiene un puntaje con rango de 1 a 12. ¿Qué significa otorgar 2, 4 o 6 puntos en solvencia e idoneidad moral? Realmente es algo para pensar. Lo que sabemos es que la persona tiene o no idoneidad moral.

Pongamos especial atención a este proceso. Se trata de nuestro Tribunal Constitucional, órgano de gran relevancia en el quehacer constitucional, que garantiza nuestro estado de derecho.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

Comparte: