01 Feb 2021

Médico Manuel Díaz: “Existen al menos 5000 variantes genéticas del SARS-CoV-2, hasta el momento”

  • Inicio
  • medicina
  • Médico Manuel Díaz: “Existen al menos 5000 variantes genéticas del SARS-CoV-2, hasta el momento”

Foto: ANDINA.

¿Son más agresivas? ¿Cómo debemos cuidarnos? ¿Quiénes son los más afectados? El doctor Manuel Díaz, profesor de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad de Piura y director Médico del Hospital Modular COVID, del Hospital Cayetano Heredia, explica cómo se producen estas variantes, su impacto en la velocidad de propagación del virus y la importancia de seguir cumpliendo con las medidas de bioseguridad para prevenir más contagios.

Cuando comenzó la pandemia, se conocían dos grandes variantes: la variante tipo S, que se descubrió en la ciudad de Wuhan, en China; y la variante tipo L, que se ha diseminado por la mayor parte de los continentes. La primera, explica el doctor Díaz, es menos contagiosa y tiene poca capacidad para infectar; sin embargo, la segunda de estas variantes es muy infectiva y se presenta en el 70% de las infecciones por COVID-19.

Como estas, dice el médico internista, existen, al menos, 5000 variantes genéticas del virus que derivan de los dos primeros grandes grupos. “Conocer estas variantes y su comportamiento biológico y epidemiológico, nos permitirá saber a qué tipo de virus nos enfrentamos, y cómo podemos combatirlo”, resalta.

Recientemente, la variante inglesa (SARS-CoV-2 VUI 202012/01) ha adquirido relevancia debido a que podría contagiar con mayor rapidez. Esta variante ha empezado a manifestarse en distintos países del mundo, incluso en el Perú, con tres casos confirmados a la fecha.

Cómo se producen estas variantes

“Cuando se estudió el código genético del SARS-CoV-2, se descubrió que este tiene alrededor de 30 000 bases nitrogenadas, que se representan con una letra”. El doctor Díaz explica que estas tienen una determinada ubicación y orden dentro del código genético del virus; y cuando el SARS-CoV-2 se replica y da origen a nuevos virus, la ubicación de las bases nitrogenadas puede variar. A estas variaciones se les denomina mutaciones.

Estas variaciones genéticas en los virus son normales y, generalmente, ocurren una o dos mutaciones cada mes; sin embargo, los científicos han descubierto que el SARS-CoV-2 tiene una capacidad de mutación mucho mayor. De hecho, como comenta el especialista, se estima que el coronavirus ha mutado alrededor de 500 veces en el último medio año.

“Muchas veces, las variaciones no presentan muchas diferencias con respecto del virus original, pero, en algunas ocasiones, resultan ser más agresivas”, recalca el docente de la UDEP.

Los síntomas y la población vulnerable

La fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, pérdida del olfato y el gusto, malestar general y síntomas digestivos como diarrea son los síntomas que pueden presentar los pacientes con COVID-19 en todas sus variantes. También la dificultad para respirar es el síntoma más importante y de mayor alarma, resalta Manuel Díaz.

Para las nuevas variantes del coronavirus, los grupos más vulnerables siguen siendo los pacientes con enfermedades preexistentes como la diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonares, cáncer, deficiencias cardíacas y obesidad. Mientras que el grupo etario más afectado es el de los adultos mayores.

El trinomio de la prevención

El internista Manuel Díaz enfatiza en la importancia de mantener el uso de mascarilla, el distanciamiento social y el lavado de manos como las principales acciones para evitar el contagio por COVID-19. Será crucial evitar los espacios cerrados y las aglomeraciones, concluye.

Cabe resaltar que la única diferencia importante que se conoce entre las nuevas variantes del SARS-CoV-2 y el virus anterior es la capacidad de contagio. “Si el virus ingresaba en una persona, esta podía contagiar a una o dos personas más; sin embargo, las nuevas variantes han duplicado esta capacidad de contagio”, enfatiza Díaz.

“Todavía no podemos precisar si estas variantes son más agresivas en los pacientes, en cuanto a que evolucionan más rápidamente a síntomas respiratorios más graves o el compromiso de otro órgano”, finaliza el especialista.

Comparte: