22 Mar 2021

Los que se dedican a la educación, especialmente en los niveles Inicial y Primaria, conocen perfectamente los diferentes problemas de aprendizaje y limitaciones que tienen muchos niños que no pueden aprender al mismo ritmo que la mayoría del salón. Desafortunadamente, nuestra sociedad no es sensible a estas necesidades que muchos niños tienen. Así tenemos, por ejemplo, dislexia, disgrafía, discalculia, discapacidad de la memoria y el procesamiento auditivo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad —TDHA, trastorno del espectro autista/Trastorno generalizado del desarrollo y discapacidad intelectual.

Pablo Pineda, famoso malagueño, fue el primer licenciado universitario europeo con Síndrome de Down. Además, es el primer actor español galardonado con la “Concha de Plata” al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián por su papel en la película “Yo también”. Pineda es maestro, conferencista y escritor.

El síndrome de Down debe su nombre al médico británico Langdon Down, quien fue el primero que lo describió, por el año 1887; pero, fue en 1959 cuando se identificó la verdadera causa. Este síndrome es una afección en la que la persona tiene un cromosoma extra. Los cromosomas son pequeños “paquetes” de genes en el organismo. Determinan cómo se forma el cuerpo del bebé durante el embarazo y cómo funciona mientras se desarrolla en el vientre materno y después de nacer. Esta copia extra cambia la manera en que se desarrollan el cuerpo y el cerebro del bebé, lo que puede causarle problemas mentales y físicos.

El 2011, la Organización de las Naciones Unidas ha tenido la iniciativa de establecer el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down, para propiciar discusiones, estrategias educativas y políticas sociales para educar y sensibilizar a la población sobre esta situación que viven muchos niños en el mundo, hacer visible a la sociedad los retos diarios a los que se enfrentan todas las personas que poseen el síndrome y el derecho que tienen de poder desarrollar una vida normal de acuerdo con sus propias necesidades; así como para alertar a las organizaciones sociales sobre la necesidad de crear campañas educativas que promuevan el acercamiento e inclusión de las personas con síndrome de Down y, de esa forma, garantizar en lo posible el desarrollo normal de sus vidas.

¡Seamos sensibles a las necesidades de todos los niños con problemas de aprendizaje y desarrollo personal y no ignoremos sus necesidades pues todos tenemos derecho a un mejor estilo de vida!

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

Comparte: