19 Abr

Cambio global: ¿la empresa lo considera?

El orden y la estructura comercial, financiera, productiva y laboral a nivel internacional se vienen modificando como nunca antes y de manera acelerada. El Perú es claramente dependiente del frente global y la identificación de oportunidades y retos derivados de la crisis demandan, ante todo, una apropiada toma de conciencia de la dirección de estos cambios y su magnitud. Veamos algunos de ellos.

Primero, por ejemplo, en los últimos diez años, Alemania, Francia y Japón han pasado de disponer de 15 de las 20 entidades bancarias más grandes del mundo a solo una. China, que mantenía un banco dentro de los grandes, hoy presenta cuatro. Australia, Canadá y Brasil, que no tenían uno solo, hoy disponen de 8 de sus bancos dentro de los 20 más grandes. Estados Unidos, sin apoyo de la Reserva Federal y del Tesoro, hoy no tendría uno solo.

Segundo, en cuanto a inversión directa extranjera, a inicios del presente siglo la Eurozona recibía el 55% de la entrada neta de capitales en el mundo, hoy es menos del 25% con tendencia a la baja. Asia, de un 12%, ha pasado a captar casi un 36%. ¿Y Estados Unidos? Hoy explica menos del 18%.

Tercero, Estados Unidos y Europa explicaban más del 60% de las exportaciones globales solo una década atrás, pero hoy no llegan a la mitad.

Asia ha pasado de explicar menos de un 30% a más del 40% de las exportaciones totales. América Latina ya bordea el 10%.

Cuarto, de manera sustancialmente diferente a lo que se observaba diez años atrás, hoy solo China explica casi un tercio de las reservas internacionales a nivel global, es decir, solo está por encima del 20% que muestra el total del bloque de los países industrializados en conjunto. Latinoamérica, con tendencia creciente, explica alrededor del 10%.

Quinto, los países hoy endeudados y con pérdida creciente de confianza pasan por Estados Unidos y están en Europa. En estas economías, su deuda pública, más la financiera y la privada supera, en promedio, el 200% de su PBI. De otro lado, sus déficits fiscales, que llegaron a representar más del 10% de su PBI, son difícilmente reversibles sin costos sociales.

¿Quiénes muestran una posición diametralmente opuesta? Asia y Latinoamérica. Todo lo contrario a lo acontecido en la década de los años de los ochenta y noventa.

Sexto, el mercado laboral a nivel mundial también se está recomponiendo.

Frente al tremendo desempleo en el bloque europeo y norteamericano, no deberá sorprender –en economías como la peruana– la inserción de mano de obra calificada a precios razonables, como nunca antes se ha visto. Una gran oportunidad para economías como la nuestra.

El empresario peruano tiene que tener en mente todos estos cambios para reelaborar sus planes estratégicos, tiene que entender que su verdadero mercado es el mundo y tiene que entender que detrás de toda crisis hay una oportunidad.

Como es sabido, el Perú ha sido el lugar de las oportunidades perdidas, cambiemos la historia. Que nuestro éxito trascienda mucho más al precio de nuestros minerales.

Docente.

PAD Escuela de Dirección.

Universidad de Piura.

Artículo publicado en el diario El Comercio, martes 17 de abril de 2012.

Comparte: