Tradicionalmente, los segundos domingos del mes de mayo solemos festejar el Día de la Madre, en una celebración que incluye flores, regalos y abrazos. Actualmente, debido a la pandemia que azota al mundo, no podemos expresar todo nuestro amor pues debemos permanecer en aislamiento social prolongado. Las palabras son muy pobres para expresar el amor, […]

Por Edgar Tejada. 10 mayo, 2020.

Tradicionalmente, los segundos domingos del mes de mayo solemos festejar el Día de la Madre, en una celebración que incluye flores, regalos y abrazos. Actualmente, debido a la pandemia que azota al mundo, no podemos expresar todo nuestro amor pues debemos permanecer en aislamiento social prolongado.

Las palabras son muy pobres para expresar el amor, dedicación, entrega y sacrificios que cada una de nuestras madres realizan por el bien de nosotros, sus hijos. No existen palabras, ni mucho menos regalos, que puedan expresar la gratitud y el cariño que sentimos por ellas; no sólo en esta fecha, sino todo el tiempo.

Photo by Liv Bruce on Unsplash

No siempre hemos sabido expresarlo o, en algunos casos, lo hemos hecho defectuosamente. La forma de demostrarles nuestro cariño es comunicándoles cuánto las queremos, cómo nos convertimos en mejores hijos con sus enseñanzas y formación en valores, así cómo estaremos a su lado, a pesar del aislamiento social, de la distancia y del tiempo.

Muchos, como yo, tenemos a nuestra madre en el cielo, pero hay una gran forma de comunicarles nuestro amor, agradecimiento y deseo de alegrarlas con nuestros actos: orando por ellas, pidiéndole a Dios que las tenga a su lado y que sean intercesoras ante Él de nuestras necesidades. También, contándoles, a través de nuestra oración, todo lo nuestro: cómo estamos, cómo están sus nietos, cómo enfrentamos esta crisis, qué tal desarrollamos nuestras actividades, entre otras cosas.

Quiero aprovechar esta oportunidad, para saludar a todas las madres en este día; especialmente a las de la Facultad de Medicina Humana de la UDEP: profesoras, personal administrativo y de servicios, así como a la de nuestros alumnos.

¡Feliz Día de la Madre, madres de la UDEP y a todas las madres de nuestra patria!

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas en él son de responsabilidad del autor.

Comparte: