03 May 2021

¿Cómo interactuar efectivamente?

Actualmente, la tecnología se encuentra presente en todos los campos del trabajo, como la educación, la salud y la economía. Es necesaria para trabajar y estudiar, para contactar a nuestras amistades, para enterarnos de lo que sucede en el mundo; es decir, se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestras actividades diarias.

Por Jaime Ancajima. 03 mayo, 2021.

Actualmente, la tecnología se encuentra presente en todos los campos del trabajo, como la educación, la salud y la economía. Es necesaria para trabajar y estudiar, para contactar a nuestras amistades, para enterarnos de lo que sucede en el mundo; es decir, se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestras actividades diarias.

Ante este panorama, el psicólogo español Sergio De Dios explica la importancia que tienen hoy las habilidades blandas, pues muchas labores pueden ser realizadas de mejor manera por las máquinas; pero, la inteligencia emocional es solo humana. Dice que las habilidades blandas cobran cada vez mayor relevancia en todos los campos y así seguirán en el futuro, ya que la sistematización y automatización de procesos son campos propios de la tecnología; pero, en todo lo demás, se necesitan otro tipo de habilidades.

Las habilidades blandas, transversales o socioemocionales son aquellas que impulsan la inteligencia emocional y están enfocadas en desarrollar ciertos valores y rasgos que fomentan la comunicación y la relación efectiva de una persona con aquellas que le rodean. Mientras que las habilidades duras son todas aquellas competencias vinculadas directamente con tareas como la programación web, conocimientos de marketing y negocios, expresión oral, diseño gráfico, entre otras.

De Dios aconseja desarrollar primeramente la empatía, que consiste en sacar lo mejor de quienes están alrededor nuestro, entender el punto de vista del otro, en sus propios términos, saber cómo tratar e inspirar a los demás y comprender las debilidades y fortalezas de otros. Luego, agrega, está la habilidad de comunicación, que es el saber hacernos entender y para eso debemos encontrar las palabras adecuadas para trasmitir efectivamente nuestro mensaje.

Asimismo, debemos desarrollar la motivación a través de la comunicación correcta de nuestras emociones para lograr que las compartan y nos comprendan. También debemos expandir la inspiración con nuestros gestos y acciones, para lo cual nuestro pensamiento, palabra y acciones deben ser congruentes.

Desarrollemos la habilidad de saber escuchar activamente los puntos de vista ajenos porque son fuente de inspiración, nos enriquecen y también supone plantear soluciones. De la misma manera, mejoremos el trabajo en equipo para potenciar las habilidades individuales y crecer en conjunto.

Recordemos, cuanto más abiertos estemos a nuestros propios sentimientos, podremos leer mejor los de los demás y disfrutar juntos de la vida.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

Comparte: