1998 | Dr. Segundo Seclén Santisteban

Categoría: Actividad Profesional Destacada
Otorgado a: Dr. Segundo Seclén Santisteban
Propuesto por


Dr. Segundo Seclén Santisteban

Vocación y espíritu innovador para un noble oficio”
(tomado del libro Premios Esteban Campodonico Figallo 1995-1999, Lima, octubre de 2000)

SEGUNDO_SECLEN-3

Terminó los estudios de Medicina en la Universidad Peruana Cayetano Heredia en 1975 y se decidió por la especialidad de Endocrinología. Sin embargo, antes de culminar la residencia, le impresionó ver el estado en que llegaban al hospital gran número de pacientes afectados por las duras secuelas de una diabetes mal llevada; a los que no se prestaba demasiada atención. Segundo Seclén no tenía aún 30 años y  decidió profundizar en el conocimiento de la diabetes. Al no encontrar suficiente material de estudio en el medio local, quiso poner su granito de arena. Han pasado muchos años de investigaciones, dedicación continua y esforzada, que le han valido premios y distinciones. Y aunque se “perdió” de ser un músico querido y reconocido, como su padre y dos de sus hermanos -quienes llevan el folclore norteño hacia otras latitudes-, él se muestra satisfecho por el camino que decidió tomar.

SEGUNDO_SECLEN-8

Medico endocrinólogo formado en la Universidad Cayetano Heredia de Lima, con postgrado en España. Creó la Clínica de la Diabetes en el Hospital Cayetano Heredia, que actualmente dirige, luego de tener a cargo el Instituto de Gerontología. Ha destacado por sus investigaciones sobre diabetes mellitus tipo I (de mayor incidencia en los niños) en la población peruana, lo que permitió conocer la existencia de un factor genético que protege a la raza mestiza contra la enfermedad. En 1997 obtuvo el Premio Rousell. Pese a las dificultades existentes para la investigación, persiste en el empeño y difunde las medidas de prevención entre la población afectada.

Además ha ejercido como director científico ad honorem de la Asociación de Jóvenes Diabéticos del Perú, con la cual ha colaborado desde los inicios. Propugna la creación de un Programa Nacional de Diabetes en el Perú.

Lugar/Fecha de nacimiento:

Chiclayo, 30 de julio de 1950.

Estudios y certificaciones universitarias:

Universidad Peruana Cayetano Heredia, Bachiller en Medicina (1977), Médico y cirujano (1977), Especialista en Endocrinología (1983), Maestro en Medicina (1986), Doctor en Medicina (1990) por la Universidad Complutense de Madrid, España. Magister en Epidemiología y Salud Pública (1993). Doctor en Geriatría y Gerontología (1993).

Publicaciones:

Alrededor de 50 publicaciones en revistas científicas nacionales y extranjeras y autor del libro “La Diabetes Mellitus como Problema de Salud Pública en el Perú”. Entre sus líneas de investigación figuran el estudio de la epidemiología de la diabetes mellitus tipo I (IDDM) y de sus marcadores genéticos HLA en población infantil peruana; y el estudio de la prevalencia de factores de riesgo coronario y cerebrovascular en poblaciones adultas.

Otros premios:

Mención honrosa en el Novartis Award in Diabetes por investigaciones en genética y epidemiología de la diabetes. 59th Meeting American Diabetes Association (ADA), San Diego, Californiam junio 1999. Condecoración Orden ‘Cayetano Heredia’ en el grado de Oficial, UPCH, 1999. Premio Sandoz de Medicina, 1985. Premio Rousell en la categoría Medicina 1977; Primer Premio Nacional de Medicina, Fundación Instituto Hipólito Unanue, 1996.

Actividad actual:

Universidad Peruana Cayetano Heredia, Director del Instituto de Gerontología, Profesor principal de la Facultad de Medicina, Médico endocrinólogo, Clínica de Diabetes, Servicio de Endocrinología, Departamento de Medicina; Miembro investigador, proyecto Diamond (Diabetes Mondiale) de la Organización Mundial de la Salud; Coordinador del grupo técnico de Diabetes Mellitus, OPS/OMS, Oficina General de Epidemiología, Ministerio de Salud, Minsa; Miembro del Grupo Asesor de Nivel Estratégico en temas de ciencia y tecnología en apoyo del sector salud del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Concytec); y de 12 sociedades nacionales e internacionales.

El jurado

  • Dr. Juan Zegarra Russo
  • Dr. Gustavo de los Ríos
  • Contr. AP José Noriega Lores
  • Sr. Jean Flavio Levorini
  • Sr. José Debernardis

Discurso de presentación

Discurso de agradecimiento

ceremo98-2

Discurso Dr. Segundo Seclén:
Discurso representante de la Universidad Peruana Cayetano Heredia:

El doctor Esteban Campodónico Figallo, ilustre médico nacido en Italia y con formación y labor profesional médica en el Perú, ha legado a través de estos premios, que hoy me honro en recibir, un estímulo para el desarrollo del progreso científico y el fomento de la labor humanitaria y de beneficencia en nuestro país.

Y no creo equivocarme al afirmar que hoy más que nunca este tipo de estímulos profesionales están permitiendo que destacados grupos de investigación de diferentes áreas, puedan seguir bregando en una dura lucha por conseguir un espacio en una sociedad, que como la nuestra, no está reconociendo ni estimulando adecuadamente la labor que realizan sus cuadros científicos e intelectuales.

Todos nosotros a través de los diferentes medios de comunicación nos hemos enterado de la elevada migración de profesionales peruanos al exterior en la última década con cifras que llegan hasta los 40 mil entre 1985 y 1993. Si bien es cierto esto obedeció fundamentalmente a la coyuntura que vivió nuestro país en recientes años, también es cierto que el escaso impulso al desarrollo científico y humanístico así como el incentivo de los avances tecnológicos en las ramas prioritarias, siguen siendo el motivo principal por el cual importantes talentos de nuestro país salen al exterior a buscar nuevos horizontes que le son negados por los gobiernos de turno.

La situación no ha variado mucho en los últimos cinco años y la prueba está en que los presupuestos para la investigación en organismos estatales tan importantes como el Concytec, pero sobre todo de las universidades nacionales y privadas siguen siendo relegados a un ínfimo porcentaje que sólo permite investigaciones de muy bajo nivel, con resultados incapaces de competir con los países industrializados.

Nuestro país tiene un gran potencial humano como lo demuestran las cifras de la Unesco, que revelan que el Perú es uno de los países latinoamericanos con mayor proporción y profesionales en especialidades científicas y tecnológicas, los cuales con un poco de apoyo de parte de los organismos estatales y privados permitirían un cualitativo avance en el desarrollo tecnológico en nuestro país, pero este hecho no se produce.

Por ello es que estímulos como los que el doctor Esteban Campodónico está ejercitando a través de la Fundación Clover, están permitiendo que algunos grupos de investigación puedan transitar hacia proyectos realizables a favor de nuestra comunidad.

El caso nuestro es una voz inicial de alerta respecto de enfermedades crónicas que ya están dando problemas de salud en grandes sectores de la población tanto infantil como adulta, y que son susceptibles de poder evitar su alto costo económico y social que conllevan sus complicaciones.

Enfermedades como la diabetes mellitus que en nuestro país afecta alrededor de un millón de personas podría ser controlada con un programa de prevención primaria formulado desde el ministerio de Salud con la contribución de capital estatal y privado.

Y no es casual que nuestra universidad Cayetano Heredia, con 36 años luchando por la vida, haya apoyado desde un inicio todas estas iniciativas que han permitido investigaciones importantes en los últimos diez años, que son un aporte para la medicina nacional.

Por un lado, los hallazgos de que la diabetes infantil en nuestro país tiene una de las incidencias más bajas del mundo, favorecido ello por una carga genética protectora dada nuestra condición de población mestiza, y por otro, de que la diabetes mellitus tiene un diverso impacto poblacional, dependiendo si se trata de poblaciones urbanas o rurales de la costa, sierra y selva del Perú, pero sobre todo la demostración de que la prevención y el tratamiento oportuno de esta enfermedad, impedirá la inhabilitación y la muerte de muchos ciudadanos de nuestro país.

Nuestra actividad profesional reivindica los objetivos por los cuales el doctor Esteban Campodónico luchó durante toda su vida, el de servir al Perú con su trabajo y con su ejemplo.

En nombre de mi grupo y el mío propio, quiero agradecer el alto honor que significa recibir este premio de gran relevancia para mi carrera profesional, pero sobre todo quiero agradecer el aporte filosófico que conlleva el obtenerlo, ya que el doctor Campodónico, al crearlo como un estímulo para actividades profesionales destacadas en nuestro país está enfrentando con verdadero éxito el muy conocido refrán que todos llevamos adentro: que dice que nadie es profeta en su tierra.

Creo que estamos a la espera de que los presupuestos del Estado y también del capital privado abran sus puertas para apoyar a todos los que con su labor en todos los campos del saber quieren ser profetas en su tierra.

Gracias a mi universidad por haberme confiado y brindado todas las facilidades necesarias para el logro de mis investigaciones, a mi familia por el tiempo que he dejado de compartir y a mis hijos, que aunque estando lejos siguen siendo el principal estímulo de mis acciones.

Muchas gracias.

Dr. Segundo Seclén Santisteban

Lima, 24 de julio de 1998 

Ceremonia de premiación: 1998

Ceremonia de premiación: 1998