El reto ético de la comunicación on line

Por Rosa Angélica Zeta De Pozo.

Estamos en la era de las comunicaciones on-line, en la que la socialización se realiza a través de Internet y los social media. Es una comunicación que dejó la unilateralidad para convertirse en bidireccional o multidireccional. Y en ella todos podemos participar, creando, compartiendo y distribuyendo información en muchos soportes. Pero, ¿cómo estamos usando esa capacidad de comunicación que se amplía con la tecnología? ¿ tiene su uso una finalidad honesta?

Hoy resulta difícil prescindir de la tecnología, tenemos blogs, creamos contenidos (somos user generated content), los compartimos con tweets o retweets, los valoramos clickeando “like” de Facebook, compartimos artículos en Linked in, etc. Por ello interesa analizar las interrogantes planteadas con el ánimo de reflexionar sobre el “deber ser” de este nuevo fenómeno de comunicación social.

Como fenómeno social, la Ética de la Comunicación en Internet tiene sus pilares en la Naturaleza Humana. (Antropología) y la Naturaleza de Internet o de los medios digitales.

En cuanto a su naturaleza como medio, diremos con Charo Sádaba que es un medio joven, con escasa masa crítica de usuarios, y que su mayor atractivo es la libertad y el anonimato. Es un medio personal y privado, genera una situación subjetiva frente al medio, depende de él su involucración. Requiere interacción, participación activa, llama a la acción: elige, configura, emite. Se convierte en una plataforma de sociabilidad: comunidades y es una realidad descentralizada y sin jerarquía.

Estas características pueden llevar a los usuarios de la Red a emplearla sin atender realmente lo que es, ni prever las consecuencias derivadas de su uso. Existe entonces, la necesidad de una antropología fundante de un verdadero concepto de hombre, que valore la información. La comprensión de la persona humana y del sentido de la vida nos permitirá discernir con criterio, por ejemplo, si debemos o no subir una información.

Muchas cuestiones preocupan actualmente. Ch. Sádaba refiere la privacidad de los datos, la necesidad de una mayor igualdad en el acceso, el modo de controlar el distinto peso de las opiniones, la responsabilidad personal, la censura, la identidad individual, nacional, la integridad y la seguridad de la información que circula por las redes. Niceto Blásquez anota tres grandes áreas de la Internética: el Área de la verdad informativa, el Área de Intimidad y Vida privada y el Área de creatividad y propiedad Intelectual.

Este uso implica que los ciudadanos Tic‘s, asumamos la responsabilidad, como actores, de la información que ponemos a circulación en la Red. Y esto no significa limitación de la libertad que se requiere para su ejercicio; sino la posibilidad de empoderarnos de una serie de principios éticos que nos sirvan de punto de referencia para nuestra actuación en la Red.

Necesidad de una Ética personal

Personal en el doble sentido anotado por Charo Sádaba

a.Que se parta de la persona como referencia para establecer las normas y los limites de las acciones.

b. Que cada usuario haga suyos los principios éticos y adopte una conducta responsable en su uso de la red.

Libertad y Bien
La libertad es una de las características más apreciadas de Internet, es la más atractiva; pero muchas veces, unida al anonimato, se usa indiscriminadamente. Es necesario promover la apreciación de la libertad en relación directa con el Bien. Es una herramienta que nos permite acceder a información, aportar nuestras ideas, contribuir en la consecución de objetivos de desarrollo personal y social. Libertad y responsabilidad; no se pueden desligar en la Red.

Tecnología y Ética de los fines
Aunque la tecnología, en sí misma, no suscita problemas éticos; lo que realmente puede plantearlos es su empleo inadecuado. Quien la utiliza, cómo la utiliza, para qué la utiliza? Es el fin honesto el que avala su uso y la torna constructiva y provechosa para la comunidad.

Buenas ideas, Buenos contenidos
Para entender la comunicación on line, hay que ser consciente que estamos ante un fenómeno social en el que lo importante no es manejar aplicaciones, sino tener algo que decir y algo que compartir. Juan de los Ángeles, afirma que cuando las empresas aportan contenido, triunfan en los medios sociales; y si no lo tienen, esos mismos medios delatan rápidamente su carencia de fundamento.

Debemos aportar contenidos, que nos identifique y diferencie cualitativamente de otros; nuestras opiniones en la red deben pesar, dar pie a la conversación; porque personas, empresas e instituciones utilizan los medios sociales, cada vez más, para relacionarse con la gente.

Seguridad y protección de la vida privada
La Comisión Europea sugiere cambios en los derechos de privacidad para proteger los datos de los usuarios de redes sociales. Se deben establecer normas de participación: identificación, contacto, veracidad de la información, respeto a la intimidad, a la moral y normas de convivencia, trato debido y respetuoso. Todo esto genera credibilidad y confianza.

Una fórmula que ha ganado terreno para la protección de la vida privada en Internet es la de pensar en el objeto del derecho a la privacidad como una libertad de acción de cada uno, que decide sobre qué comunicar, cómo comunicar y qué no comunicar de sus datos personales. Es el “derecho a la autodeterminación informativa” dice Ana Azurmendi.

La autorregulación
La autorregulación es la propuesta viable, para que no haya amenaza a la neutralidad de la Red. Autorregulación en la elaboración de contenidos: precisos, verdaderos, de interés público, de trascendencia social, respetando la dignidad de las personas, identificándose, rectificando – si fuera necesario-, y con transparencia.

Algunos criterios
– La realidad virtual no nos dispensa de ser honrados con nosotros mismos y con los demás.
– Blindar bien nuestra identidad y datos personales
– Evitar tanto la censura previa como el uso arbitrario e irresponsable de la Red
– La red tiene reglas. Respetar la objetividad y la verdad de las informaciones, la intimidad, confidencialidad y propiedad intelectual.
– El reto ético de la comunicación on-line nos permitirá un uso inteligente de la red y compartir comunicación efectiva y responsable para vivir mejor.

 

 

 
* Docente. Facultad de Comunicación. Universidad de Piura. Artículo publicado en la revista ANDA NEWS N° 106 . Año 16. De marzo de 2011. Pp. 40-41.