“La tecnología mejora el proceso de aprendizaje en las aulas”

(Lima).- David Stokes, experto del Westminster Collegue, visitó la UDEP y dio algunas pautas sobre los procesos de enseñanza con nuevas tecnologías y el papel de los docentes y alumnos en este contexto.

(Lima).- “El impacto de las herramientas tecnológicas, usadas en el sector educativo, será cada vez más importante en los niños, adolescentes y jóvenes”, según el Dr. David Stokes, director del Programa de Uso de Tecnología en Educación Superior, del Westminster College. El especialista visitó la UDEP y dio algunas pautas sobre los procesos de enseñanza con nuevas tecnologías y el papel de los docentes y alumnos en este contexto.

Stokes afirmó que actualmente el uso de tecnologías en un salón de clases genera mayores destrezas en los alumnos, en comparación con lo que pasaba hace veinte años. “Ello es así porque algunas herramientas han permitido romper ciertas barreras que antes existían en los procesos de aprendizaje”, señaló.

“El grado de aprendizaje de un niño de 6 años es mucho más rápido ahora con el uso de ciertas herramientas que usa en un salón de clases. El profesor también influye pues en una sola ‘tablet’ puede tener cientos de aplicaciones destinadas a cada tema en particular. Esto hace que las clases sean más dinámicas y que requieran mayor participación del alumno. Los niños captan más rápido y tienen más interés”, indicó el especialista.

Retroalimentación
Para David Stokes, en este ámbito es muy importante el papel del profesor y los alumnos, quienes deben ser muy activos. Señala que en Estados Unidos es muy común que los estudiantes manejen muchos productos tecnológicos desde pequeños, lo cual facilita la labor del docente, quien también debe adaptarse al perfil de los alumnos.

“Hay que despertar el interés de los alumnos por la tecnología también en un aula de clases. Si a ellos les gusta alguna herramienta, podemos hacer un esfuerzo y adaptar nuestra metodología a ellos. Si no quieres tener alumnos pasivos y deseas motivarlos a participar en la clase, es muy importante que los profesores usen herramientas tecnológicas de todas maneras. Esto sucede actualmente con éxito  en EE.UU.”, indicó.

El contexto latinoamericano
Incluir a las nuevas tecnologías en los procesos de enseñanza podría resultar una tarea lenta en el contexto latinoamericano, pues se requiere una gran inversión. Esto resulta más complicado aún en el sector educativo público, donde existen otras prioridades que el Gobierno debe atender.

Para el experto, en este panorama se requiere un rol mucho más proactivo del docente y de las autoridades; una alternativa es realizar de modo gradual programas de capacitación a docentes en este tema.

“La primera gran labor es ser pacientes, pues en este contexto tanto alumnos como profesores deben adaptarse a los cambios. Si un docente quiere incluir nuevas herramientas en sus clases, que empiece a hacerlo de acuerdo a sus posibilidades. Debe tener presente que lo más importante es que el alumno comprenda lo impartido en el aula”, puntualizó.