Nos vamos de pesca

Es noviembre,  los hombres del mar se alistan para una nueva temporada de pesca. Esta vez, en el mar del norte del Perú habrá 67 pescadores capacitados: 22 en equipos electrónicos para la pesca y navegación; 25, en mantenimiento de motores diesel marinos dentro de borda y 20, en planificación para la producción del cultivo de Tilapia. Ellos han sido formados  por los especialistas del Centro de Entrenamiento Pesquero de Paita – CEP Paita (FONDEPES).

Celso Temoche Ruiz, tiene 40 años y es pescador, hace 20. Cuando le pregunto si en algún momento piensa retirarse del oficio, respira con nostalgia, juega con los papeles que tiene entre sus manos y dice “me retiraré cuando me digan que no puedo ir”. Aunque nunca quiso ser pescador por el riesgo que implica, sabe que siempre cuenta con sus compañeros o, como él los llama, ‘su equipo’. “Cuando se desprograma la ecosonda o falla el sistema eléctrico todos regresamos a tierra y debemos buscar un técnico. Luego tendremos doble trabajo porque debemos cumplir la cuota de pesca; pero entre todos nos ayudamos porque somos un equipo”, expresa.

Algunas de las dificultades que sufren los pescadores cuando manejan un equipo de pesca y navegación, como la ecosonda, se deben al desconocimiento en su manejo. A ello se suma el hecho de que las indicaciones están en inglés, recalca el Ing. Juan Lozada Rivas, instructor del CEP Paita.

En la pesca se aprende observando al conocedor, dice Celso. “Ahora, con la capacitación y los manuales que recibimos vamos a mejorar nuestra actividad. Cuando uno es pescador siempre lleva el miedo de no regresar y perder a su familia. En Vice, en muchas lanchas van hermanos, primos, todos son parientes. Por ejemplo, donde navego mi hermano es motorista. Si nos pasa algo, el dolor será muy grande para toda la familia”.

En la capacitación, el programa “Mejora del sistema educativo y promoción de una cultura emprendedora para el impulso del tejido microeconómico del distrito de Vice, Provincia de Sechura, Piura, Perú”, conocido como Programa Vice, ha formado a los pescadores en el manejo y funcionamiento de la ecosonda y el GPS, instrumentos que brindan la data apropiada para conocer si el territorio es adecuado para la pesca o si la tripulación está en peligro.  Cabe anotar que este Programa es ejecutado por la Asociación para el Desarrollo de la Enseñanza Universitaria (ADEU), la Universidad de Piura y la Municipalidad Distrital de Vice; y financiado por la Generalitat Valenciana y la Fundación Mainel.

“En la ecosonda lo que más interesa saber es el tipo de cardumen que se presenta en la imagen y el tipo de fondo (…) El anclaje de una embarcación o el naufragio de la tripulación son situaciones que se pueden evitar si se está capacitado”, comenta el Ing. Jorge Barranzuela Quiroga de FONDEPES.

Celso sabe que es importante aprender y gracias al apoyo de su familia ha podido organizarse para asistir a los cinco días que duró el curso de Equipos electrónicos. “Cuando un equipo tiene las instrucciones en inglés, vamos adivinando. Felizmente no hemos tenido accidentes [ríe]. Ahora que ya sé cómo funciona, me doy cuenta de que no es tan difícil como parecía”, comenta.

“El mar es nuestro hogar”

Pedro Fiestas Panta tiene 33 años. La primera vez que salió al mar fue durante las vacaciones escolares, cuando tenía 11. Temía naufragar o perder la vida. Cuatro años más adelante hizo del mar su segundo hogar. Con 18 años de experiencia, él es el responsable de velar por el correcto funcionamiento del motor de la embarcación.

Recuerda que una vez se malogró la bomba sentina, herramienta que extrae el agua de la embarcación durante la pesca. No lograron repararla. “Todos cogimos nuestros baldes y durante seis horas estuvimos botando el agua para evitar hundirnos. Cada uno cargó como 50 baldes”, asegura.

Pedro, junto con 24 compañeros ha participado en el curso de “Mantenimiento de motores diesel marinos dentro de borda”. Aprendieron a realizar el mantenimiento técnico y oportuno a los motores dentro de borda para mejorar su práctica laboral y romper ciertos mitos.  “Muchos piensan que la efectividad de un aceite de lubricación se mide por la imagen que aparece en la etiqueta. Ahora, conocen que existen normas o especificaciones técnicas para el nivel de servicio  como API (Instituto Americano de Petróleo) o SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices)”, comenta el Bach. Juan Angulo, instructor del curso.

Las ganas de salir adelante y contar con el apoyo de su familia han permitido que Pedro participe en el curso de internado de tres meses en el Centro de Entrenamiento Pesquero con un objetivo: formarse para obtener su título de motorista de tercera. “Dicen que para el amor no hay edad, yo creo que para el estudio tampoco. No trabajaré tres meses pero ya he conversado con mi familia, ellos me están apoyando. Me motivaron las facilidades que nos han otorgado para capacitarnos, la amabilidad de los instructores. Antes no nos interesábamos por capacitarnos, ahora queremos ser otros”, explica. Además, reconoce que con el título podrá salir a trabajar sin  miedo a multas por no tener la acreditación correspondiente.

“El motorista tiene una gran tarea porque de él dependen las vidas de los tripulantes de una embarcación, debe estar preparado para afrontar cualquier imprevisto, de ahí la necesidad de capacitarse y contar con un título”, asegura el Ing. Javier Pacherrez Chiroque, instructor del CEP Paita.

El Sr. Gerónimo Fiestas Cherre, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales, afirma que  se debe cambiar esta frase popular de su entorno ‘el pescador lleva la muerte en sus ojos’ por la de ‘el pescador está capacitado y llegará con bien’. Con 67 pescadores capacitados la confianza en el futuro es sostenible y es un buen punto de partida.

pescavice