¿Permitirá la reforma que los trabajadores excluidos del sistema de pensiones se afilien a las AFP?

Una investigación de la Universidad de Piura revela que la comisión por saldo podría afectar la competencia.

Descargar el artículo completo en PDF.

Descargar el artículo completo en PDF.

El debate acerca de la reforma de pensiones aprobada el 18 de julio se ha centrado en los efectos que tendría sobre los actuales afiliados a las Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (AFP), pero no ha tenido el mismo énfasis en el impacto que tendría sobre el problema más grave del sistema de pensiones peruano: su reducido nivel de cobertura. Se estima que solamente el 23% de la Población Económicamente Activa en Perú realizó aportes de pensión en marzo de 2012, cifra que contrasta con el 60% y 63% alcanzados por Chile y Costa Rica en diciembre 2010. ¿Resulta posible estimar cuál será el efecto de la reforma sobre los trabajadores no afiliados?

* Información a marzo del 2012. Para los demás países, la información es a diciembre 2010. Fuente: AIOS, SBS, ONP y Caja de pensiones Militar Policial – Universidad de Piura.

Un reciente estudio de la Universidad de Piura estima cómo cambia la probabilidad de afiliación de los trabajadores peruanos al Sistema Nacional de Pensiones (SNP) y al Sistema Privado de Pensiones (SPP) frente a modificaciones en los dos principales atributos de estos sistemas. Por un lado, se estima el impacto de cambios en el costo de pensiones, definido como el valor presente de los pagos mensuales necesarios para recibir una pensión. Por otro lado, se calcula el efecto de modificaciones en la riqueza de pensiones, definida como el valor presente de las pensiones que se reciben durante la jubilación. El análisis se basó en información de trabajadores remunerados proveniente de la Encuesta Nacional de Hogares entre los años 2005 y 2009.

Los resultados revelaron que la probabilidad de afiliación a los sistemas previsionales es considerablemente más sensible frente a cambios en el costo que frente a cambios en la riqueza de pensiones. Por ejemplo, una disminución de S/.100 en el costo de pensiones del SPP o del SNP aumentaría la probabilidad de afiliación 21 veces más que la promesa de S/.100 adicionales de riqueza de pensiones. La razón que explica estas diferencias es que los trabajadores peruanos valoran notablemente más el dinero en el presente que en el futuro.

Este hallazgo permite analizar un importante aspecto de la actual reforma: la migración desde el actual esquema de comisión sobre la remuneración a un esquema de comisión sobre el saldo administrado. Este cambio hará que los trabajadores tengan menores descuentos sobre sus ingresos, es decir, un menor costo de pensiones. No obstante, el cambio también significará una menor riqueza de pensiones pues las AFP cobrarán su comisión reduciendo el fondo y consiguientemente las pensiones. Esto generará dos fuerzas opuestas sobre la probabilidad de afiliación: por un lado, el menor costo de pensiones incentivaría a los trabajadores a incorporarse al SPP; por otro lado, la menor riqueza de pensiones haría que tengan un menor interés en afiliarse. ¿Cuál de las fuerzas se impondrá? Dado que la investigación reveló que la afiliación es 21 veces más sensible frente a cambios en el costo que en la riqueza de pensiones, el efecto neto sería una mayor probabilidad de afiliación al SPP.

Ahora bien, la conclusión anterior asume que el costo de pensiones usando el esquema de comisión por saldos no será mayor que bajo el esquema de comisión por remuneración. Lamentablemente, este supuesto podría estar en riesgo por dos razones. En primer lugar, la poca valoración de la pensión futura que encontró el estudio podría hacer que los afiliados no presten atención a los descuentos aplicados sobre el fondo de pensiones y que no tengan interés en buscar la AFP más barata. En segundo lugar, el cambio de esquema incluirá un periodo de transición en el que se aplicará una comisión sobre el ingreso y otra sobre el saldo. Durante esta transición, el afiliado encontrará difícil determinar cuál es la AFP más barata, pues ello dependerá de sus niveles particulares de ingreso y fondo. Estos dos factores podrían entorpecer la competencia entre administradoras.

Las autoridades, probablemente conscientes del problema que el nuevo esquema de comisión podría generar sobre la competencia, han decidido incluir en la reforma un mecanismo de subasta que asignará a los nuevos afiliados que ingresen al sistema a la AFP más barata. Asumir que este mecanismo generará menores comisiones es una apuesta importante de la actual reforma. Hace falta conocer más detalles sobre esta subasta para evaluar si podría efectivamente contribuir a disminuir las comisiones.

En suma, el cambio en el esquema de comisiones podría incrementar la afiliación pues el incentivo de menores descuentos sobre la remuneración superaría ampliamente el desincentivo de una menor pensión en el futuro. No obstante, existe el riesgo de que los trabajadores se preocupen menos por las comisiones cuando éstas sean aplicadas sobre el fondo de pensiones, lo cual podría dañar la competencia entre AFP. Hace falta más información sobre el nuevo mecanismo de subasta para saber si podrá efectivamente disminuir las comisiones en el SPP.

Otras estimaciones del estudio:

  • La probabilidad promedio de que un trabajador peruano esté afiliado a algún sistema de pensiones es 43%.
  • Un trabajador tiene una probabilidad de afiliación 22 puntos porcentuales mayor en una empresa con más de 100 trabajadores que en una empresa más pequeña.
  • Los trabajadores de los sectores económicos industria y construcción tienen la mayor probabilidad de afiliación.
  • Un subsidio que incremente las pensiones en el SPP sería 2,6 más efectivo aumentando la afiliación que una medida similar aplicada en el SNP.
  • Una disminución en el costo de pensiones del SPP sería 2,7 veces más efectiva aumentando la afiliación que una disminución en el costo de pensiones del SNP.

Docente.

Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales

Universidad de Piura.

Artículo publicado en el diario El Comercio, viernes 17 de agosto de 2012.