Las RIN: ¿Récord o éxito?

Es altamente probable que frente la proximidad del anuncio que las RIN de nuestro ente emisor superaron la barrera de los US $ 60 mil millones, hecho nunca antes acontecido en nuestro país, se asocie esto exclusivamente al accionar y destreza de algún tecnócrata iluminado. Nada mas errado y ajeno a la realidad.

Las RIN en Perú – sin restarle mérito a la orientación de política económica trazada desde hace veinte años atrás – básicamente se han logrado a partir de las secuelas de los desbalances globales de los últimos diez años. Sin déficits externos y fiscales norteamericanos, por ejemplo, no hubiéramos tenido el extraordinario impulso de la demanda global que explique el por qué hasta hoy los precios de nuestros metales llegan a estar entre 4 o 5 veces por encima de los que eran a inicios del presente siglo.

La fortaleza del sol es producto, fundamentalmente, de la debilidad del dólar, al igual que la solidez de otras monedas del mundo. Ahora bien, es importante que se entienda que en ese contexto se fue construyendo influjos de capital, tanto por el lado comercial como financiero, que derivaron en la necesidad que nuestro BCR intentara paliar su impacto sobre nuestras cuentas cambiarias a través del simplista argumento de salir al mercado a comprar dólares. Haciendo lo que haría cualquier cambista de la calle nuestro BCR ha ido incrementando su stock de RIN.

Entiéndase bien, no es que se haya hecho mal las cosas en materia monetaria y cambiaria. Eso no es así. Sin embargo, ello no nos debe llevar a perder de vista ni sobrevalorar resultados y menos asignarle ese merito a quien no ha hecho mucho por lograrlos.

En nuestro frente externo y su fortaleza, poco hay de un esfuerzo ordenado y preconcebido de los hacedores de política económica de los últimos años orientado a generar más valor agregado por unidad de exportación. Poco hay aún a nivel de una adecuada diversificación de oferta y mercados de exportación, poco hay de una infraestructura que sirva de base para sostener y ampliar nuestro valor agregado, nada o poco hay de tecnología e investigación. La verdad es que se ha vendido al empresariado y al poblador promedio que casi somos Corea de Sur. Lamentablemente, esa no es nuestra realidad aún.

El record en el nivel de las RIN que estamos próximos a alcanzar debe ser motivo de una sana evaluación y reflexión. No podemos tapar el sol con un dedo. Hay poco de origen interno en la construcción de la holgura de divisas que hoy disponemos. Lo que si debemos discutir es si nos conviene seguir manteniendo parte importante de nuestras RIN en dólares. No veo cosa más inconveniente que disponer – en extremo –  RIN en una moneda que cada vez vale menos. Se tuvo que llamar la atención para que la composición virara un tanto a  favor del Yuan, pero no basta con ello.

En conclusión, no dependemos de nosotros mismos para continuar creciendo. En conclusión, queda un gran camino por recorrer para darle sostenibilidad al éxito peruano en materia económica. En conclusión, el empresario debe tomar decisiones en función de una realidad y no de cifras inadecuadamente interpretadas. En conclusión, es muy bueno ser optimistas pero por favor….no seamos ingenuos.

Docente.

PAD Escuela de Dirección.

Universidad de Piura.

Artículo publicado en el Cuerpo B, diario El Comercio, jueves 6 de setiembre de 2012.