Gerardo Cabrera, un alumno que hace radio en España

Estudiante de la Facultad de Comunicación realiza un periodo de intercambio en la Universidad de Navarra. Actualmente coordina la sección Internacional del programa informativo que produce la radio de la universidad, el cual se escucha en toda Pamplona.

Gerardo Cabrera Campos  afirma que en España está comprendiendo con mayor dimensión lo que significa ser comunicador. Desde hace dos  meses realiza un intercambio en la Universidad de Navarra (UNAV) y, desde entonces, asegura que con mucha paciencia y reflexión se ha ido acostumbrando al nuevo ritmo social y universitario. En la actualidad, cumple cada vez con mayor soltura su labor de jefe de la sección Internacional en el programa informativo que emite la radio de la UNAV, en Pamplona.  Y va por más.

Su labor en el programa radial es parte del curso de Producción Radiofónica que Gerardo lleva en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Además de esta materia, también lleva los cursos de Publicidad, Relaciones Públicas, Ética, Redacción Periodística y Producción Televisiva.

Gerardo Cabrera en la cabina de 98.3 Radio.

La radio en Europa

La 98.3 Radio, tal como se llama la emisora de la UNAV, está compuesta por un experimentado equipo de profesionales. Funciona desde 1999, y su programación, ininterrumpida, puede escucharse en directo en todo el mundo a través de Internet.

Gerardo -limeño de nacimiento, pero criado en Montero, Ayabaca- confiesa que antes había escuchado poco sobre la radio en España; sin embargo, desde el principio pudo advertir que la Facultad busca que el alumno se apasione por este medio de comunicación, se esmere en la redacción y el manejo de la información, y que el material sea entretenido y guste al oyente.

“Profesionalmente, a mí me interesa el periodismo escrito. En este periodo pienso ponerme a disposición de los profesores y hacer con esfuerzo todas las tareas que me encarguen. El periodismo escrito lo hago por mi parte, pero la perfección en la coherencia, rapidez y olfato periodístico, creo que se va encontrando en la radio, en la emisión en vivo, en la exigencia, y comprensión del profesor”, asegura el alumno.

Gerardo sostiene que los dos cursos de radio llevados en la Facultad de Comunicación de la  UDEP han sido esenciales para su desempeño en el curso de Producción Radiofónica de la UNAV. Primero, explica, por los conocimientos básicos del lenguaje radiofónico; y segundo, por el ejercicio constante de noticieros, crónicas, reportajes y entrevistas en cabina, llevados en el curso de Géneros Radiofónicos en la UDEP.

“Es una cadena, pues ahora mi trabajo en la realización radiofónica es a tiempo real y del modo más profesional posible, debido a que los programas se escuchan en toda Pamplona. En ese sentido, la exigencia en la redacción, el desenvolvimiento en cabina, el manejo de actualidad y el gusto por la radio que aprendí en la UDEP me ayudan a trabajar con soltura y sin trabas”, señala.

La radio de la UNAV tiene una programación ininterrumpida y llega a toda la Región.

Acoplarse al grupo

El grupo de radio de Gerardo es dirigido por el profesor Miguel García San Emeterio. Según cuenta el alumno, ha podido entender de modo rápido la labor radiofónica en España: la utilización de verbos, los párrafos cortos, la relevancia noticiosa, el dinamismo en la redacción.

“En la 98.3 Radio, cada hora se emite un informativo; en la sección de Internacional,  donde soy jefe, nuestra labor es alimentar de contenido la cabina, y hay que estar listos para todo. Por ejemplo: en la segundo práctica, el profesor me dijo que redacte una nota con corte sobre el conflicto en el Medio Oriente para el siguiente informativo. ¡Solo tenía 20 minutos! Sin embargo,  lo hice, subí a cabina y salí al aire. De esa forma, creo, se va ganando la confianza del equipo”, comenta.

Gerardo asegura que lo aprendido en la UDEP le ha servido para acoplarse rápido a los grupos de estudio en la Universidad de Navarra.

Primeros meses en Pamplona

Gerardo describe con una palabra este tiempo que lleva en la UNAV: alucinante. Asegura que cada curso es un mundo distinto y que este proceso de intercambio está forjando cimientos más fuertes en su futura carrera de comunicador.

“Primero, porque contrastas el trabajo y estudio de alumnos de otros países, y te das cuenta que estás a su nivel e incluso mucho más. Segundo, la calidad de los profesores y su exigencia sigue la línea de la UDEP (como lo he comprobado con Radio). Y tercero, para adaptarte bien es preciso entender la idiosincrasia de Navarra y España en general. El choque de culturas puede ser fatal, pero con paciencia vas acomodándote a un nuevo estilo de vida”, puntualiza.