Intercambio de experiencias

Alumnos beneficiados por el Programa de Becas Santander 2012 comentan sus experiencias sobre el intercambio académico.

intercambio_udepSilvana, Juan Carlos, Grecia y David estudiaron en España gracias al Programa de Becas Santander 2012. El interés por conocer otros mundos, ampliar sus horizontes y, sobre todo, aprender enfoques distintos de su carrera, llevó a estos cuatro jóvenes al viejo mundo. Ahora, ya de regreso en el Perú, ellos comentan sus experiencias durante el intercambio académico y brindan alcances de la utilidad de lo aprendido para su futuro profesional.

La Universidad Miguel Hernández de Elche, en Alicante, fue el campus que acogió a Grecia Garrido y Juan Carlos Ocaña, alumnos de las facultades de Comunicación e Ingeniería, respectivamente. Para Grecia “Elche fue el mejor lugar al que pude llegar. A pesar de que la Facultad de Periodismo tiene solo 15 años, ha avanzado muchísimo y pude enriquecer mi formación profesional”.

Por su parte, Juan Carlos estuvo en el programa académico de Ingeniería Industrial Mecánica donde afirma haberse relacionado más con el ámbito industrial porque participó en visitas técnicas a empresas de diferentes sectores industriales. “Además, esta experiencia te abre las puertas a mejores oportunidades en tu vida profesional y es la mejor forma de fortalecer tus habilidades para desenvolverte de modo eficaz en el cada vez más competitivo mundo laboral”, afirma.

Entre Madrid y Pamplona

Silvana Pardo, estudiante de Ingeniería Industrial y de Sistemas, cursó un periodo en la Universidad Carlos III de Madrid y dice que tuvo una feliz estancia porque siempre quiso vivir en la capital española. Cuenta que el ritmo de estudios es diferente al que se lleva en la UDEP pues “no toman prácticas continuamente, solo en algunos cursos toman parciales, pero sí hay exámenes finales que valen 60% de la asignatura”. Ha observado que el aprendizaje es más autodidacta y que depende mucho de cada alumno el querer aprender.

En Pamplona estuvo David Cruz Arrazabal quien cursó un ciclo de la carrera de Economía: “Estudiar en la Universidad de Navarra es una excelente oportunidad para poner a prueba los conocimientos aprendidos. Es una universidad que se enfoca más en un modelo práctico de aprendizaje más que uno teórico, como es en muchas universidades latinoamericanas”.

Los cuatro jóvenes coinciden en que el viaje les ha servido tanto en el plano académico como en el personal. Vivir y viajar solos, rodearse de gente nueva y experimentar un ritmo de vida distinto ha ampliado su visión del mundo.

David lo resume así: “el vivir en un país diferente y estudiar con personas de distintas partes del mundo, te hace ampliar tus horizontes, querer nuevas cosas y saber que aún nos falta mucho por conocer”.