Lima no es el Perú. Es tan solo el 56% del consumo nacional

La venta retail mantiene el modelo capitalino en el interior del país sin considerar las particularidades en el perfil del consumidor y comprador de provincia.

El mercado del retail sigue avanzando a pasos agigantados. En Lima siguen apareciendo nuevos centros comerciales y en provincias existen ciudades como Piura, Trujillo y Arequipa que ya cuentan con más de tres centros comerciales para atender una demanda postergada durante años. La sola presencia de estos atractivos malls está consiguiendo cambiar la fisionomía de las ciudades que los albergan. Sin embargo, a pesar de sus avances, aún quedan muchas cuestiones por resolver, como es la exigencia de adecuar la oferta al público local.

Las provincias, zonas donde el retail ha sido escaso o nulo, siguen presentando a los operadores el gran reto de comprometerse con el perfil de sus habitantes, y con ello, asumir el desafío de ajustar la oferta a las necesidades y demandas de este flamante conjunto de consumidores. A pesar que la novedad puede garantizar tráfico y consumo en estos espacios, su éxito se verá realmente concretado cuando dejen de limitarse a trasladar al interior el modelo capitalino sin considerar que, aunque existen muchas coincidencias, también existen muchas particularidades en el perfil del consumidor y comprador provinciano.

Pretender que la demanda se ajuste a su oferta -y no al revés- podría pasarles factura una vez que la ola de la novedad haya pasado. Es necesaria una aproximación a la cultura y a las costumbres locales como el horario partido, las siestas y las fiestas regionales de los habitantes de provincia, y con ello procurar una oferta especializada que aborde sus verdaderas necesidades y que consiga un auténtico vínculo con el consumidor.

La infraestructura -casi siempre igual a la de Lima- es otro de los frentes a tener en cuenta, ya que en algunas zonas demanda ciertas consideraciones como por ejemplo los disímiles meses de verano de ciudades como Piura –intensas lluvias y calor- y Arequipa -intensas lluvias y frío-. Asimismo el compromiso de los gobiernos locales con los nuevos proyectos es determinante; muchas veces, el exceso de trámites burocráticos se convierte en un obstáculo para mantener el crecimiento, retardando que muchos proyectos tengan luz verde.

Según la Asociación de Centros Comerciales y Entretenimiento del Perú (Accep), en el país habrá más de 100 centros comerciales en el 2015 y la capital no será el único foco de crecimiento. Las provincias serán las grandes protagonistas gracias al gran número de su población en edad de trabajar, producir y consumir.