Los desafíos tras la venta de The Washington Post

La docente Rosa Zeta, de la Facultad de Comunicación, analiza el impacto que tendrá la venta del diario The Washington Post, tanto en Estados Unidos, como en el periodismo internacional.

The Washington Post

Izq. Jeffrey Bezos. Der. Sede central del diario. Fuente: ABC

La semana pasada, el mundo periodístico fue sorprendido con el anuncio de  venta  de The Washington Post  a  Jeffrey P. Bezos, propietario de Amazon, conocido portal de ventas en Internet.  Bezos integra en su  haber a uno de los diarios más prestigiosos de Estados Unidos, conocido por su cobertura de los papeles del Pentágono o el caso Watergate; y  ha prometido mantener los valores del diario  y la plantilla actual.

Según explica la Dr. Rosa Zeta, profesora de Historia del Periodismo de la Universidad de Piura, con esta venta, que se efectuará en aproximadamente dos meses, se pone fin a ochenta años de propiedad en manos de la familia Graham.

“Bezos  recibe un diario  con una gran trayectoria  periodística,  protagonista  del periodismo norteamericano de calidad; históricamente considerado  una fuente principal de la información política por encontrarse en la sede de la Casa Blanca y del Capitolio. Es, por tanto, una referencia  imprescindible en los asuntos de política nacional. Esto le otorga  una importancia nacional, aunque siempre se ha ubicado como un periódico metropolitano  y local”, señala.

Rosa Zeta

Dra. Rosa Zeta

Historia de éxito

The Washington Post es un referente del periodismo de investigación de calidad. En los años setenta, se hizo mundialmente famoso por  la cobertura del caso Watergate, cuando la directora Katharine Graham y los editores  apoyaron a los periodistas  Carl Bernstein y a Bob Woodward  en sus denuncias contra el presidente Nixon.

“La conjugación del respaldo de la empresa informativa y   la tenacidad  responsable  de sus periodistas,  hizo que el tema,  que llevó más de dos años de investigación, viera la luz  y pusiera al descubierto las mentiras del presidente norteamericano. Esto cimentó la personificación  de la calidad del periodismo de  investigación en The Washington Post”, explica la docente.

Tiempos difíciles

Según detalla la especialista, en la última década, el periódico no ha podido escapar a las dificultades  financieras que han acechado a los diarios,  originadas, según sus dueños,  por la  competencia de Internet y el cambio de la tecnología impresa a la digital. La compañía acumuló en 2012 unas pérdidas de explotación de 53,7 millones de dólares, duplicando las que generó en 2011, de 21,1 millones de dólares.

Su circulación diaria promedio, según datos de marzo de 2013, era de 474.767; los domingos era de 838.014, lo que lo coloca en el octavo lugar de los periódicos estadounidenses. Las suscripciones on line y otros recursos no han sido  suficientes  para garantizar  el crecimiento futuro del diario.

ABC

Fuente: ABC

El futuro con Jeffrey Bezos

La doctora Rosa Zeta indica que la venta  ha generado incertidumbre y expectativas porque, “aunque hay  un compromiso  del nuevo dueño en torno a los valores cimentados por los Graham  en ocho décadas de dirección, se desconoce lo que realmente  sucederá  con el periódico  en manos de Bezos, que conoce muy bien el mundo de la distribución, que es su negocio principal, pero que  no tiene experiencia en el ámbito de la producción de la información”.

“Carl Bernstein, el legendario periodista del Post, apuesta por el fundador de Amazon al declarar que es exactamente la opción inventiva e innovadora necesaria para generar un nuevo compromiso con el gran periodismo. Sin embargo, el columnista Gene Weingarten publicó una carta abierta en el sitio del Post en Internet exhortando a su nuevo propietario a respetar los límites editoriales y resistir la tentación de interferir como lo han hecho otras empresas propietarias de diarios”, comenta.

La especialista agrega que Bezos, en su primer mensaje a los empleados de la compañía, ha prometido mantener su residencia en Seattle  y dejar la gestión del día a día del diario en los actuales editores. Por otro lado, apunta, “se ha conocido que Katharine Weymouth-Graham, sobrina del fundador del diario, permanecerá como su editora y directora ejecutiva tras la venta; y su plantilla, de unos 2.000 empleados, se mantendrá intacta”.

“Lo que debemos  rescatar es esa preocupación porque el buen periodismo siga caracterizando al The Washington Post en esta nueva era digital. Esperamos, como señala Bernstein, que Bezos  apueste por mantener el buen periodismo  en el diario,  que recibe en sus manos con una trayectoria de 133 años”, puntualiza.