“Los docentes deben asumir el reto de la educación inclusiva”

En el marco de celebración por la Semana de la Inclusión Social, María Luisa Sánchez, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UDEP, habla sobre la necesidad de fomentar una educación inclusiva.

2339754810_0a53b1266d_o

Foto: Juan Carlos Albujar

“Los niños con discapacidad exigen desafíos educativos y ello implica brindarles una escuela en la que todos se beneficien con una enseñanza adaptada a sus necesidades, que los maestros sean capacitados constantemente, y que reciban el apoyo de todo el entorno”, sostuvo María Luisa Sánchez, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UDEP, quién dio su opinión en el marco de conmemoración por el Día de la Persona con Discapacidad.

“En nuestro país, desde hace algunos años se ha planteado la necesidad de una educación inclusiva considerándose ésta como sinónimo de la integración educativa, pero,  pese a que este proceso de inclusión ha sido normado, en la realidad esto no se aplica”, sostuvo la especialista en educación especial.

Por ejemplo, mencionó, existen muchos casos de padres que intentan matricular a sus hijos con necesidades especiales en determinada Institución Educativa del Estado o particular y esta no les aceptan por una serie de desinformaciones y porque no se sienten capaces de enfrentar el reto.

“Se habla de “Instituciones Educativas Inclusivas” y se consideran así a aquellas que acogen a niños con estas necesidades educativas especiales, sin embargo, estas no cuentan con el personal, la infraestructura y las orientaciones necesarias para responder a estas necesidades. No basta recibir a un alumno con estas necesidades, se necesita mucho más que eso”, agregó.

En ese contexto, consideró urgente formar a los docentes con una serie de competencias logradas que les permita responder y satisfacer las necesidades de todos los alumnos. Además, se precisa contar con un equipo de apoyo formado por personal especializado que oriente permanentemente y fortalezca las acciones en el aula.

Maria Luisa

María Luisa Sánchez, Docente de la Facultad de Ciencias de la Educación y experta en educación especial.

Desaparecer  obstáculos

“El principal reto sería el transformar la escuela como un espacio donde la igualdad se convierta realmente en una práctica enfocada a la atención equilibrada, idéntica hacia las necesidades específicas de cada alumno. La práctica pedagógica debe lograr esa atención diferenciada comprendiendo que el ser diferente le pertenece a la naturaleza humana. Esto incluye no sólo a los alumnos sino también a los docentes y a todos los agentes educativos; a todos aquellos que de una u otra manera se encuentran involucrados en el proceso de enseñanza aprendizaje y están asumiendo el reto de una educación  inclusiva”, sostuvo María Luisa Sánchez.

“Por ello, es necesario capacitar a aquellas escuelas que no ponen en práctica una adecuada inclusión, pues  perjudican tanto a quien se está incluyendo como a los niños del grupo escolar regular que acoge”, puntualizó.

Dentro del aula

“Los niños con necesidades educativas especiales, necesitan crecer y convivir en un entorno inclusivo y esto depende de cómo el docente logre que el grupo escolar se socialice, ayude en el proceso al niño y demuestre generosidad con este. Se debe recordar que el aula debe ser un espacio en el que se respeta a la diversidad y donde todos los niños deben tener las mismas oportunidades.”, indicó la especialista.

De igual manera, añadió, es importante sensibilizar a los alumnos y a los agentes educativos (profesores, padres, comunidad) frente a estos niños que, tienen derecho a educarse pero que necesitan de una serie de apoyos de sus compañeros y de dichos agentes educativos.

Solución

“Es importante que a las escuelas que ingresen al proceso de inclusión se les otorgue un soporte efectivo: Docentes de apoyo  y profesionales en las ramas afines (psicólogo, asistenta social, neurólogo, etc.) en los diversos aspectos necesarios. Los docentes deben asumir el reto de la educación inclusiva. México, que lleva varios años desarrollando este proceso, cuenta con un modelo estupendo de trabajo inclusivo, con un soporte muy bien constituido  que convendría conocer para tratar de aplicar”, puntualizó la experta.