‘Nadincita’: ¿marketing político?

El doctor Francisco Arbaiza, docente de la Facultad de Comunicación, analiza algunas estrategias de marketing que promueven una posible candidatura de Nadine Heredia a las próximas elecciones presidenciales.

La aparición de una muñeca en los últimos actos públicos del presidente Ollanta Humala, a la que la gente le llama “Nadincita” debido a su parecido con la primera dama, ha encendido nuevamente la polémica sobre el interés presidencial de Nadine Heredia, al punto que algunos congresistas afirman que se está promocionando su imagen de una manera descarada.

El Dr. Francisco Arbaiza, especialista en Comunicaciones de Marketing de la Universidad de Piura, analiza este hecho y afirma que, aunque  puede resultar superfluo para algunos, esta es una señal de que se viene gestando una campaña propagandística de baja intensidad a favor de la candidatura de la esposa del Presidente, para las próximas elecciones.

“Es curioso que, con este afán, el Gobierno esté gestionando mucho mejor la imagen de la Primera dama que la del mismo Presidente. Para no enturbiar esta futura candidatura, el mandatario prefiere ser cauto y quedarse callado en ciertos temas. Habría que analizar qué lo impulsa a estar tan callado, si en la campaña lo conocimos como una persona contestataria. Pareciera que existe una agenda destinada a allanarle el terreno a Nadine”, señala el docente de la Facultad de Comunicación de la UDEP.

La muñeca de la discordia

La “muñeca Nadincita” siempre está vestida con un polo rojo -símbolo del programa social que promueve el empleo- y un casco de seguridad blanco. Para Arbaiza, este tipo de recursos (un elemento animado, divertido, casi icónico e infantil) tienen por objetivo mover ciertas tendencias en el consumidor –muchas veces inconscientes- para generar una imagen favorable hacia alguien.

“En este caso puntual está dirigido a sectores de la población poco instruidos, con menos formación, mínimo acceso a medios y con escasa capacidad crítica, pero que tienen mucho poder de decisión en las elecciones. Esta fórmula de emplear muñequitos parece superflua, pero lo que busca es generar un ambiente favorable para lo que se está anunciando”, explica.

El hecho de que la gente le llame la “muñeca Nadincita”, agrega Arbaiza, significa que ya existe un nexo. “Lo que se puede esperar es que también aparezcan historietas, más muñecos o afiches. Eso es suficiente para que en ciertos sectores de la población se construyan futuros votos”, afirma.

Todos reman para Nadine

Según Arbaiza, esta estrategia es una señal más de una posible candidatura que ya se fabrica desde hace algunos meses. “Parece que tiene asesores propagandísticos de muy buen nivel, pues la imagen de Nadine la están manejando de manera impecable. Ese cortometraje de sus años universitarios que fue compartido en medios y redes sociales hace unas semanas, no pretendía hacerle daño bajo ninguna circunstancia. Hay gente que quería que aparezca y que tenga minutos al aire en los noticieros y programas de espectáculo”, señala.

La manera en que la primera dama hace uso de las redes sociales –tiene un canal de Youtube estructurado de modo impecable y es una usuaria activa de Twitter y Facebook– parecen confirmar que no está sola en esto. Para el especialista, “la ‘jugada’ del cortometraje fue muy bien pensada, sobre todo porque se lanzó en un momento  sensible para el Gobierno, como era la compra de los activos de Repsol. Así, en redes sociales la tendencia se fue para otro lado, y hasta en los dominicales se desvió la atención”.

Nadine ‘presidenciable’

La polémica seguirá sobre la mesa y lo más curioso es que aún faltan algunos años para las próximas elecciones presidenciales en el Perú. Lo que queda claro, según explica Francisco Arbaiza, es que el perfil de Nadine Heredia se puede explotar totalmente con estrategias de marketing político y todo hace suponer que en ello participa hasta el propio presidente Humala.

“Han visto a Nadine como una persona interesante y con un perfil ‘presidenciable’. Con todas las condiciones para salir adelante sin muchos tropezones en el camino. Cuando difundieron su corto universitario muchos quizá habrán pensado que era una pésima actriz, pero se logró el objetivo de verla como una chica divertida que se atrevía a hacer cosas que a los peruanos también les gusta hacer. La idea era seguir acercándola a la gente”, apunta el experto.

Arbaiza advierte que la campaña a favor de la primera dama ya está en marcha, y el único cuidado que tienen sus responsables es el de no opacar el gobierno del Presidente.

“Si no fuera porque Humala –su esposo, no cualquier persona– está gobernando, la campaña se hubiese dado a conocer abiertamente. Se puede pasar por encima la figura de los ministros, congresistas, pero no de Humala, quien parece ser un facilitador de todo esto. El único límite de su equipo es no oscurecer la figura del presidente. Ahora, el detalle a analizar desde el ámbito legal es la intencionalidad que hay detrás. Nos hace pensar que en algún momento el Gobierno va a pretender doblar alguna normativa para conseguir esto”, puntualiza.

130519 Nadicinta Marketing Político-Fran Arbaiza